Terrorismo

Ortega Lara despachado en 15 segundos: este es el relato sobre ETA que llegará a las aulas

Uno de los asesores del proyecto pidió la desaparición de la Audiencia Nacional por ser "un tribunal de excepción" y fue portavoz de la plataforma en contra del macrosumario 18/98 contra el entramado de la banda

Un fundador de ETA justificándose en el inmovilismo del PNV (“¡se presentaban como angelitos, como pacifistas!”), numerosas comparaciones con Irlanda del Norte o el secuestro de Ortega Lara reducido casi a un comentario. Estos son algunos de los mensajes que contiene la serie de documentales con los que el Gobierno vasco pretende enseñar en las escuelas el medio siglo de existencia de la banda criminal. Son casi dos horas de imágenes en las que la palabra terrorismo parece tabú y hay que esperar casi 40 minutos para escuchar a una víctima de ETA. 

En su repaso a esta historia, los 532 días que el exfuncionario de prisiones permaneció encerrado en un zulo se despachan exactamente en 15 segundos de imágenes con una narración de fondo. Es menos que los 22 segundos que se le dedica, por ejemplo, a la detenida por terrorismo Guruzte Yanci, fallecida durante su arresto en un cuartel de la Guardia Civil en 1993. La autopsia determinó que no presentaba signos de violencia y que su muerte se debió a un fallo cardiorespiratorio.

Asociaciones como la AVT y COVITE creen que el programa blanquea a la banda, el PP lo ha tachado de “despropósito” y el PSE pide que se revisen y corrijan algunos contenidos. Desde el Gobierno vasco, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha rechazado estas acusaciones, aunque ha abierto la puerta a aportaciones del resto de partidos para definir esta unidad didáctica. El programa Herenegun! (antes de ayer) empezará a impartirse este año en una experiencia piloto en ocho centros vascos a alumnos de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato (entre 15 y 18 años).

Primer asesinato

El documental es especialmente condescendiente con la banda a la hora de valorar sus primeros años y el origen de su actividad. “¿Tu cómo te enteraste de la muerte de José Pardines y de Txabi Etxebarrieta?”. Esta es la primera pregunta que le realiza la presentadora del espacio a uno de los entrevistados. La mera formulación de la frase sitúa en condiciones de igualdad al terrorista muerto en un tiroteo con la Guardia Civil y a José Pardines, un joven gallego destinado en el servicio de Tráfico al que había asesinado unas horas antes.

Ese fue el primero de más de 800 víctimas a manos de ETA. Etxebarrieta también fue el primer etarra muerto en el desempeño de su actividad criminal y por ello sigue siendo un símbolo en los ambientes proetarras. Era 1968 y para situar históricamente el surgimiento de ETA, el entrevistado acude a referentes como el mayo francés o la primavera de Praga en la que Checoslovaquia se rebeló contra la bota soviética cuyo modelo de sociedad y ausencia de libertades era el mismo que inspiraba a ETA.

En el enfoque sobre el nacimiento de la banda se emplean sobre todo imágenes del dictador Franco. En ese marco, el documental entrevista a un extremeño llegado a Euskadi en busca de trabajo. Tenía 16 y eran los años 60 en los que toda España vivía bajo el yugo de la dictadura franquista. Según dice, cuando llegó se dio cuenta de que el pueblo vasco “estaba masacrado”. Luego se queja de la dureza de las fuerzas de seguridad franquistas ante las protestas sindicales.

“Uno de los objetivos de la iniciativa es ayudar a los estudiantes a comprender la historia del País Vasco en una situación de convulsión y violencia”, dice la web del Gobierno Vasco. Son cinco capítulos de algo más de 20 minutos cada uno grabados a modo de documental. Abordan el periodo comprendido entre 1960, un año después del nacimiento de ETA, hasta 2011, fecha del cese definitivo de la violencia de ETA. El Gobierno vasco advierte de que se trata de un periodo sujeto a distintas interpretaciones y con ese enfoque se incluyen numerosos testimonios carentes de un contexto adecuado.

Para explicar la dispersión de presos de ETA por cárceles de toda España, el documental se centra en el aspecto emocional mostrando a un grupo de familiares de presos terroristas, en detrimento de ahondar en los argumentos en los que se basa esta estrategia: evitar la retroalimentación de los terroristas en prisión y facilitar su reinserción impidiendo el control férreo que sobre todos ellos ejercía la organización.

Los asesores  

Las víctimas de ETA no han participado en la elaboración de estos contenidos. Los vídeos son el resultado de un acuerdo entre EITB y el Gobierno vasco y han contado con el asesoramiento del catedrático de Historia de la Universidad Complutense de Madrid Juan Pablo Fusi, la exdirigente del PNV Mari Carmen Garmendia y el periodista Mariano Ferrer. Este último fue el primer director del diario abertzale Egin y ejerció como portavoz de la plataforma 18/98 contrario al macrosumario instruido contra el entramado de ETA. Llegó a pedir la desaparición de la Audiencia Nacional por ser un "tribunal de excepción".

En el documental hay caras conocidas como la de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien recuerda que, cuando un comando de ETA asesinó al presidente del Gobierno Carrero Blanco, “por dentro el mundo decía que había sido providencial porque iba a ser un tapón para el desarrollo de la democracia”. A su lado el director de cine Imanol Uribe describe a ETA como “un exponente antifranquista” mientras el primer presidente del Parlamento Vasco en 1980, Juan José Pujana, celebra que la banda matase a Carrero: “Como todo el mundo, yo me alegré”.

Antes que ellos, el fundador de ETA Julen Madariaga justifica así el surgimiento de la banda: “Nuestros contactos con el PNV se presentaban como angelitos del cielo, muy pacifistas, nada de guerras. Pero vamos a ver, pero si el PNV llevó a cabo una guerra total durante el 36 y el 37. Nosotros nos tenemos que defender también frontalmente (..). Pues oye, si no están haciendo absolutamente nada nosotros vamos a intentar hacer algo”.

También tienen su hueco dirigentes de la izquierda abertzale más recientes como Hasier Arraiz, quien lamenta que tenía que dormir con un ojo abierto porque debajo de su casa había un coche de la Policía. “Así es muy difícil hacer política”, dice Arraiz, quien en 2016 fue condenado por integrar Batasuna tras reconocer que la formación, efectivamente, formaba parte de ETA.

“¿Por qué no condenasteis el asesinato de ese militar en Madrid?”, le pregunta en otro momento la periodista a la abogada Jone Goirizelaia. Entonces la histórica defensora de etarras admite que desde el entorno proetarra se toman decisiones respecto a la violencia en función de lo que sea más conveniente: “La izquierda abertzale no ha hecho nunca algo que el otro quiere que haga por que sí, porque le parece mejor al otro, a la otra parte. La izquierda abertzale lo que hace es lo que cree que es más conveniente en ese momento”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba