'Recomendación de medidas extraordinarias en relación con la situación provocada por el nuevo coronavirus Covid-19' y el 'comunicado sobre la celebración de reuniones multitudinarias durante el periodo de la pedimeia de Covid-19'. Esos dos documentos, que datan del 3 y del 6 de marzo respectivamente, han sido requeridos a la Secretaría General del Ministerio de Sanidad por la juez que investiga el 8-M.

Carmen Rodríguez-Medel, que investiga si el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, incurrió en un delito de prevaricación al permitir la manifestación que tuvo lugar en la capital dicho 8 de marzo. De hecho, por este motivo, Franco tendrá que declarar el próximo 5 de junio en el Juzgado de Instrucción Número 51 de Madrid.

En los dos documentos, según explica El Mundo, el Gobierno alertó de los riesgos que existía de transmitir el virus en aglomeraciones. Incluso en el comunicado del 6 de marzo se especifica que "los eventos multitudinarios de cualquier tipo, con alta presencia de personas procedentes de cualquiera de las zonas del mundo en las que se ha constatado procedente la transmisión del virus SARS-Cov-2 se considera evento de riesgo para la transmisión de este patógeno y suponen un riesgo para la salud de la población".

Por su parte, en el documento fechado tres días antes, Sanidad recomendó "el aplazamiento" de eventos multitudinarios o incluso la "suspensión" hasta que "se haya verificado por la autoridad sanitaria el control de la transmisión de la enfermedad y del riesgo asociado".

La Delegación del Gobierno en Madrid alertó del riesgo del contagio el 28 de febrero

Además de dichos dos documentos, la Delegación del Gobierno en Madrid ya alertó a sus trabajadores el 28 de febrero sobre el riesgo que existía por contagio de coronavirus. Esto es, más de una semana antes de que dicha Delegación permitiera celebrar la manifestación multitudinaria del 8-M en la capital.

En ese escrito se recoge que esa recomendación se realiza "a partir de las recomendaciones sanitarias de las autoridades nacionales e internacionales", según detalla ABC en su edición de este martes. Además, se instaba a mantener una distancia social de al menos un metro y al lavado de las manos.