El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha garantizado que España cumplirá el objetivo de vacunación que se ha propuesto junto con toda la Unión Europea y el calendario previsto, que implica tener vacunados a finales de agosto a 33 millones de españoles.

En una comparecencia en el Congreso en la que no ha aludido a la decisión de la farmacéutica Johnson & Johnson de suspender la entrega de la vacuna Jennsen en la Unión Europea, lo que implicará que las comunidades autónomas no reciban hoy las 300.000 dosis previstas, Sánchez ha defendido que se cumplirán los tiempos de vacunación.

"El próximo escenario será recibir entre abril y junio 38 millones de dosis", ha asegurado Sánchez, que ha recordado que suponen 3,5 millones más que en el trimestre anterior.

No obstante, ha reconocido que la estrategia de vacunación no es un procedimiento cerrado sino que "tiene que ser vivo" y como ejemplo ha puesto que están pendientes de concretar los cambios en la administración de la vacuna de AstraZeneca, que en adelante se administrará a los españoles de entre 60 y 69 años.

"Los escenarios cambiantes tienen esa naturaleza", ha justificado el presidente en velada referencia a los parones en las entregas o a los cambios de criterio en las edades prioritarias de administración pero ha recordado que el objetivo del Gobierno es vacunar con "total garantía y seguridad".

Sánchez ha aludido a que la Comisión Europea ha autorizado por el momento el uso de cuatro vacunas y la EMA está negociando otras tres nuevas, entre ellas la rusa Sputnik.

Sánchez ha aludido además a que la Comisión Europea ha autorizado por el momento el uso de cuatro vacunas y la Agencia Europea del Medicamento está negociando otras tres nuevas, entre ellas la rusa Sputnik.

"Estamos ante la mayor campaña de vacunación a escala mundial de nuestra historia", ha remarcado el presidente, que ha remarcado además que el ritmo va en ascenso y que el 2021 será el "año de la vacuna" porque en él se recibirán 182 millones de dosis.

El 70% de la población vacunada

El pasado 6 de abril, Sánchez aseguró que su previsión es que el ritmo de vacunación vaya incrementándose de modo que a finales de agosto el 70% de la población, 33 millones de españoles, esté inmunizada.

No obstante, el jefe del Ejecutivo ha pedido "no bajar la guardia" en un momento en el que "sin duda" esta semana se rebasarán los 200 casos por cada 100.000 de incidencia acumulada.

"No podemos bajar la guardia y comportarnos como si el virus no existiera o hubiera desaparecido. El virus sigue ahí", ha recordado Sánchez, que pide a los ciudadanos no relajarse "al final del túnel".

De hecho, ha recordado que la cifra total de fallecidos ya asciende a 76.625 compatriotas, de los que 251 murieron la última semana, víctimas a las que asegura que tendrá "siempre" en el recuerdo.