"Es inaudito. Se han cargado la posibilidad de una verdadera reconversión industrial liderada por el sector público en España". Así resume un ex alto cargo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) la situación por la que atraviesa este organismo. La SEPI sigue sin presidente más de un año después. Y fuentes del Ministerio de Hacienda son incapaces de precisar a Vozpópuli cuándo se cubrirá el puesto, que solo requiere el nombramiento de María Jesús Montero.

La SEPI permanece al margen de los principales proyectos que se financiarán con los 140.000 millones de las ayudas europeas. Y el fondo de 10.000 millones que aprobó el Gobierno en julio para rescatar a empresas viables golpeadas por la pandemia está congelado. Solo se ha habilitado un préstamo de 200 millones a Air Europa, que busca apuntalar la operación de compra de Iberia.

"El fondo está sin utilizar porque no hay cabeza. Y la persona que ejerce de presidente no tiene la confianza del Gobierno", dicen fuentes del PSOE a este diario. "No hay posibilidad de despegue hasta que haya un presidente con poder".

La espera de María Jesús Montero

Montero ha esperado a Vicente Fernández durante meses para restituirlo al frente del holding público. Fernández dimitió en octubre del 2019 por presuntas irregularidades en la adjudicación de la mina de Aznalcóllar (Sevilla). La imputación se ha convertido en procesamiento esta semana. Y Fernández, al que la ministra ha esperado más de un año, se ha alejado definitivamente del cargo. El vicepresidente de la SEPI, Bartolomé Lora, ejerce las labores de presidencia. Lora es un veterano de la sociedad vinculado al PP.

Fernández ha tenido una "ausencia activa" durante este periodo. Y ha estado visitando algunas empresas. De alguna manera, dicen estas fuentes, ha convencido a todo el mundo que no había nada contra él y que pronto volvería a su puesto. Pero no ha sido así. Montero debe buscar ahora un sustituto de su confianza. El nombre que circula como favorito es el de Antonio Miguel Cervera, presidente de Sepides (SEPI Desarrollo Empresarial) y alto cargo de confianza de la ministra durante su anterior etapa como consejera en la Junta de Andalucía.  El Ministerio de Hacienda, sin embargo, niega de momento que Cervera vaya a presidir la SEPI.

El agujero de poder en la SEPI ha provocado un fiasco del fondo de 10.000 millones que proporcionó Hacienda al holding

El agujero de poder en la SEPI ha provocado un fiasco del fondo de 10.000 millones que proporcionó Hacienda al holding. Apenas un préstamo para Air Europa y un sinfín de propuestas inconcretas y polémicas como la de Duro Felguera. El plan del Ejecutivo era aportar apoyo público temporal a empresas no financieras golpeadas por el coronavirus que se considerase “estratégicas”. Las fórmulas de ayuda: préstamos participativos, deuda subordinada o suscripción de acciones.

Se ha desaprovechado”, sostienen estas fuentes. “Entre otras cosas porque no existe el apoyo político desde La Moncloa”. Uno de los reproches es que este fondo se gestiona desde un Consejo Gestor, en el que está el presidente de la SEPI –como no hay, ejerce Lora- y cuatro vocales: dos secretarios de Estado, un subsecretario y un secretario General. “Son magníficos profesionales y técnicos, pero políticamente no pintan nada”.

Olvido en los fondos europeos

El olvido en el que ha caído la SEPI se ha notado también en la planificación de los proyectos de los fondos europeos. No está claro en qué proyectos participará la SEPI y de qué forma. Y algunas fuentes lamentan que se estén desaprovechando planes estratégicos para empresas de la sociedad como Correos o Tragsa.

“En países como Francia se ha hecho una apuesta por el coche eléctrico y se lidera desde el sector público”, explican. “Aquí hay muchas opciones. Por ejemplo la pandemia ha empujado los servicios de entrega a domicilio, en el que Correos debería tener algo que decir. Lo mismo con Tragsa y el reto demográfico”.

Los males de la SEPI, según las diversas fuentes consultadas por este diario, son endémicos.

Los males de la SEPI, según las diversas fuentes consultadas por este diario, son endémicos. La ubicación del holding en Hacienda no ayuda. Antes estaba en Industria. Y desde el propio PSOE se había pedido al presidente Pedro Sánchez un impulso para situar a la sociedad bajo el paraguas de La Moncloa y la Presidencia.

“Es una pena que Iván Redondo que se mete casi en todo no se haya metido en el tema de la SEPI”, lamentan estas fuentes.

Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI)

Moncloa 'pasa' de SEPI

El acuerdo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos incluye la elaboración de un Plan Industrial con el horizonte 2030. En función de ese objetivo, la ejecutiva del PSOE preparó un documento en el que se proponía elegir a un nuevo equipo directivo con experiencia en el sector.

“La SEPI puede ser el instrumento potenciador de un nuevo despegue industrial en nuestro país”, decía el documento. “Eso sí, siempre y cuando deje de ser un espectador para pasar a ser un agente activo. Y ello solo podrá ser si existe una voluntad política respaldada en la Presidencia de la SEPI”.

En 2019, y según los datos hechos públicos el informe anual, la SEPI registró unas pérdidas de 237 millones de euros, similar al año anterior, afectadas por "provisiones extraordinarias", mientras que la cifra de negocio superó los 5.000 millones de euros, casi un 11% por encima de la cifra de 2018. El grueso de esta facturación lo absorbieron Correos (45%) y Navantia (25%), aunque también destacan Tragsa (17%) y Enusa (7%). A cierre de ejercicio, las exportaciones alcanzaron los 938 millones, un 50% más que el ejercicio anterior.