El primer encuentro entre Pedro Sánchez y Joe Biden se reducirá a un mero saludo ante las cámaras en los márgenes de la cumbre de la OTAN que se celebra este lunes en Bruselas. Las agendas oficiales de ambos mandatarios no incluyen ninguna cita formal durante la reunión aliada, lo que indica que dicho contacto no se prolongará más allá de unos pocos minutos.

El hecho de que no esté programada una reunión en la agenda de Biden sugiere que el encuentro se parecerá mucho al que José Luis Rodríguez Zapatero y Barack Obama protagonizaron también en una cumbre de la OTAN en 2009, en aquella ocasión en un castillo de Praga.

Aquel encuentro informal fue de pie en un pasillo de la sede en la que se celebró el cónclave aliado, aunque la diplomacia española colocó detrás unas banderas de ambos países para darle más solemnidad al apretón de manos y las breves palabras que ambos tuvieron delante de los periodistas.

La agenda oficial de Biden

En esta ocasión, Biden da la sensación de que hará lo mismo. La Casa Blanca sí que incluyó para hoy una reunión trilateral en Bruselas con los presidentes de Estonia, Letonia y Lituania, seguido de otro encuentro con el presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogan.

Desde Moncloa se aseguró que el encuentro con Biden se producirá "en el contexto de la cumbre", aunque sin horario fijado. El Ejecutivo confía en que habrá imágenes de la reunión y destaca la relevancia del encuentro porque el interés para que los dos presidentes puedan conocerse es "recíproco". Además, habrá otro encuentro informal con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Será el primer contacto entre ambos, ya que Sánchez aún no ha hablado por teléfono con Biden, que llegó a la Casa Blanca el pasado 20 de enero, y ni siquiera hubo un primer contacto después de su victoria frente a Donald Trump en las elecciones del pasado noviembre. Así que el saludo de hoy se producirá pasados siete meses de los comicios en EEUU.