"Me comprometo a que uno de cada dos españoles la semana que viene va a tener pauta completa y el 70% de población vacunada, antes de que termine el año". Esta última promesa, anunciada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este sábado en Sevilla, contrasta con lo que ya anunció el pasado mes de abril. Fue entonces cuando prometió que el dato del 70% se produciría en agosto.

Tal y como se puede consultar en la web de Moncloa, las palabras textuales que Sánchez empleó entonces fueron que "el 70% de la población estará inmunizada en España a finales del mes de agosto". Ahora, tras lo dicho en un acto de respaldo al nuevo PSOE andaluz de Juan Espadas, habrá que esperar al mes de diciembre.

Muy seguro y ufano de su anuncio, previamente ha dicho que "corren malos tiempos para los derrotistas y agoreros que decían que no íbamos a llegar al 70%". Sánchez también ha precisado ante los asistentes que "ayer", por este viernes, "cumplimos el hito de administrar cincuenta millones de dosis y ahora veintitrés millones de españoles tienen una pauta completa". La idea fuerza que ha querido trasladar el máximo responsable gubernamental es que "vacunación y recuperación van de la mano" en España.

Las palabras del también secretario general del PSOE, al dar un giro a la fecha sobre cuándo se alcanzará el 70% de la población vacunada, han generado un gran revuelo y la lógica sorpresa entre los periodistas. Cuando ya había transcurrido un buen rato de la finalización del acto, con Sánchez ya fuera de este hotel Barceló Renacimiento, cuartel habitual de los socialistas andaluces, los responsables de prensa de Ferraz, así como del nuevo PSOE-A de Juan Espadas, han asegurado que "el presidente se ha equivocado" y han hablado de "lapsus".

Posteriormente, mediante un mensaje interno dirigido a los periodistas que cubren la información de Ferraz se ha asegurado lo siguiente: "Un apunte sobre el compromiso del secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Sevilla: tras comprometerse a que uno de cada dos españoles tendrá la pauta completa, se ha referido a que el 70% de la población estará vacunada antes de terminar el año, pero como sabéis, se refería a que estarán vacunados antes de que termine el verano", reza textualmente el 'whatsApp'. A la conclusión del mismo se añade que "el compromiso sigue vigente", se habla también de "cosas del directo", además de "lapsus" (de Sánchez).

Con un marcado e insistente tono europeista, Pedro Sánchez ha destacado "el compromiso del Gobierno de España y de la Unión Europea" en materia de vacunas. Se ha referido a la "fortaleza del proyecto europeo" común, así como a la necesidad de "ser solidarios con los países latinoamericanos" más castigados por la pandemia. Por tal motivo, ha anunciado que "en cuanto podamos, vamos a donar el mayor número de dosis".

Ha hecho bandera de "los mecanismos" aplicados en el sistema de ERTES, de los "163.000 parados menos", así como de los "nueve millones de trabajadoras afiliadas a la Seguridad Social", en un guiño al feminismo que pregona. De hecho, una de las grandes novedades programáticas que ha anunciado el secretario general, de cara al 40 Congreso Federal de octubre, es que "el Partido Socialista se definirá como feminista y ecologista". La última idea entronca con cómo el PSOE madrileño se ha visto superado por la formación Más Madrid. El partido de Iñigo Errejón (Más País) ha sabido captar votantes socialistas, mayoritariamente jóvenes, gracias a su giro ecologista, algo que pretende evitar a toda costa Ferraz.

En el marco de la retahíla de propaganda en que Sánchez ha convertido su intervención se ha referido a que "hoy tenemos más afiliados a la Seguridad Social que antes de la pandemia". En este punto ha incidido en que "en tan sólo un año hemos recuperado los niveles con respecto a antes de la pandemia". A continuación ha presumido de "un millón de autónomos, que es la mitad de los que tenemos en el régimen de la Seguridad Social".

No ha faltado su "anécdota", ya contada en otros ámbitos, sobre que al inicio de la pandemia desde el Gobierno "tuvimos que intervenir las dos empresas, muy pequeñas, que hacían respiradores, para multiplicar la producción por mil".

Lo anterior le ha servido para abogar por que Europa "no puede volver a estar desasistida", de ahí que "necesitamos reindustrializar el continente europeo". Dicho planteamiento, ha puntualizado Sánchez, "no significa ser proteccionistas, porque estamos compitiendo con Estados Unidos y China", ha concretado el presidente sobre tales competidores.

En el discurso de Sánchez ni una sola mención, implícita o explícita, a la reciente sentencia del Tribunal Constitucional (tan criticada por sus ministros y ministras) que ha tumbado el estado de alarma que él decretó en marzo de 2021, al comienzo de la pandemia.

La visita de Sánchez a Sevilla, para arropar al candidato que teledirigió Ferraz contra Susana Díaz, se produce días después de que, al margen de Juan Espadas, no se haya presentado ningún precandidato más al proceso de primarias 'exprés' para elegir al nuevo líder. Una vez proclamado, el también candidato a la Junta de Andalucía cohabitará con los miembros de la Ejecutiva saliente de Díaz, que no se volverán a reunir hasta los días 6 y 7 de noviembre, fechas del 14 Congreso Regional que otorgará ya plenos poderes a Espadas para formar su propio equipo.

A partir del 7 de noviembre, cuando concluya el cónclave más importante de los socialistas andaluces, se conocerá qué grado de integración tendrá el sector 'susanista'. Todo ello después de que la exbaronesa autonómica reclamara, el pasado 12 de julio durante el Comité Director, que el nuevo PSOE "no deje fuera la mitad del talento". Se trató de una clara alusión a su porcentaje de más del 38% conseguido en las urnas internas, así como al 5% del tercer candidato en liza, Luis Ángel Hierro.