Hay un retrato a carboncillo de Emilio Rodríguez Menéndez en la entrada de su despacho, en el barrio madrileño de Tetuán. El cristal del cuadro está partido de lado a lado, lo que provoca que su cara se vea dividida por una grieta. En el piso huele a tabaco, hay humo y se escucha una lavadora al fondo. Sus empleados son amables y, tras abrirnos la puerta, nos conminan a esperar a que “don Emilio” termine su cita con un cliente para empezar la entrevista. Se le escucha de fondo pedir a una clienta “que no llore” mientras la asesora.

Su mesa se encuentra en una habitación de mediano tamaño y sobre ella tiene un pequeño taco con varios ejemplares de uno de sus libros: Un pulso al Gobierno, ¡La fuga!. En su portada aparece su fotografía junto a las de Pedro J. Ramírez, Alfredo Pérez Rubalcaba y José Luis Rodríguez Zapatero. En la 'contra', el matrimonio Kirchner. Néstor y Cristina. Sus “admirados”. En sus páginas cuenta su 'fuga' a Argentina y su estancia en la cárcel, donde montó un “locutorio” para asesorar a los presos y donde mantuvo un affaire con una mujer “guapa, tierna y encantadora a quien habían engañado mediante un transporte de drogas”.

No es fácil entrevistar a Rodríguez Menéndez porque se muestra parco en palabras y porque no está fino del oído. Aun así, en la conversación habla de Rocío Carrasco y Antonio David; de algunos de sus clientes más polémicos y de la política y la Justicia española. Lo hace sobre una mesa en la que hay un par de abrecartas con forma de daga (o de dagas que hacen esa función) y tras la cual se ubica una colección de bastones.

Pregunta. Una pregunta que siempre he querido hacerle. ¿Lo que el poder da, el poder lo quita?

Respuesta. Ésa es una pregunta que no tiene contestación.

P. Usted sabrá...

R. Yo he estado rodeado de gente poderosa y sigo teniendo contactos. Lo que pasa es que hay mucha gente que se sube al carro y habla de contactos sin tener nada que ver con el poder.

P. Da la impresión de que usted ha salido perjudicado de esos contactos...

R. Yo tuve el problema del vídeo de Pedro J., que fue una cosa de Felipe González; y lo del Yak-42, que era cosa del PSOE. Pero no sé si eso me ha perjudicado.

P. Haga memoria: ¿cuántas veces ha visto peligrar su vida?

R. (Resopla) Pues fíjate, desde el año 1983 hasta 2002-2003, aparte del atentado que sufrí [en 1999, cuando le dispararon desde una moto], he estado en las listas de ETA. En todas.

P. ¿Pero alguna vez ha visto a la parka?

R. Cuando tú eres objetivo de un grupo terrorista, la opción de la muerte está siempre presente, incluso aunque tengas escoltas. Yo he tenido escoltas magníficos y de una gran profesionalidad, pero por muy buenos que sean...

P. La amenaza está ahí...

R. La amenaza es la misma.

Cuando tú eres objetivo de un grupo terrorista, la opción de la muerte está siempre presente, incluso aunque tengas escoltas

P. ¿Alguna vez ha renunciado a defender a alguien por una cuestión de escrúpulos?

R. Sí, exclusivamente en temas de abusos sexuales de menores.

P. ¿A narcotraficantes?

R. Ningún problema.

P. Esos pagan bien...

R. Pagan lo que tienen que pagar.

Emilio Rodríguez Menéndez en la entrevista con Vozpópuli
Emilio Rodríguez Menéndez en un momento de la entrevista con Vozpópuli Clara Rodríguez

P. Uno de sus clientes fue Antonio David Flores...

R. Ése más que un cliente era un payaso. No era un cliente serio.

P. ¿Está al tanto de lo de Rociíto?

R. Yo ni lo veo ni me interesa, ni nada. A Antonio David Flores se le está dando una importancia que no tiene. Bueno, para Rociíto sí la tiene. Mira, yo, como abogado yo fui el primero que conseguí en España la custodia compartida. Y para Rociíto esto sí tiene importancia. Lo que está contando de los malos tratos y tal a mí me consta que eso es cierto. Lo que pasa es que yo no puedo hablar por el secreto profesional.

Lo que está contando (Rocío Carrasco) de los malos tratos y tal a mí me consta que eso es cierto. Lo que pasa es que yo no puedo hablar por el secreto profesional.

P. ¿Malos tratos psicológicos o de otros tipos?

R. No puedo hablar por el secreto profesional, pero a buen entendedor, pocas palabras le bastan...

P. Una de las cosas que han salido estos días es que Antonio David Flores tenía vídeos en casa de Rocío Jurado. ¿Usted le pidió que los grabara?

R. Eso es totalmente mentira. A mí jamás me ha enseñado un vídeo de casa de Rocío Jurado. Yo lo único que puedo decir de Rocío Jurado es que era una mujer súper correcta, que algunas veces coincidimos en los juzgados, en los asuntos de Antonio David, en las demandas que él exigía que pusiera. Yo en esos casos le hacía firmar un documento en el cual le advertía de las mínimas posibilidades de tener un resultado positivo.

P. ¿Ocurrió eso en la demanda de los 1.000 millones de pesetas?

R. La de los 1.000 millones, yo tengo el documento en el que me dijo que la presentáramos. Le advertí de que era una locura, pues como mucho podía pedir 10.000 o 15.000 euros. Me dijo que no, firmó el documento, me hizo el encargo, le hice la demanda y él se hizo responsable de todo. Yo lo presenté...

P. Y 600.000 euros de costas...

R. Alrededor de eso le tuvo que costar.

P. Le costaría pagarlo...

R: Costarle le tuvo que costar porque a mí me debe medio millón casi y no he conseguido cobrarlo.

P. ¿Tiene algún proceso pendiente para recuperarlo?

R. Tengo un proceso pendiente en Alcobendas contra él para cobrarlo.

P. Usted quiso ponerle de número 2 en la 'famosa' revista Dígame...

R. Otra cosa que estáis diciendo que es mentira... Yo no fui nunca el director de Dígame. Yo fui el presidente del grupo editorial. A él le pusieron de anzuelo porque, en aquellos tiempos, la gente de clase media le apoyaba y eso servía para ganar audiencia. Pero ni iba por la redacción ni tenía ninguna participación. Pero a ver, si Antonio David lee y escribe con dificultad.

Pero a ver, si Antonio David lee y escribe con dificultad.

P. ¿Se arrepiente de haber fundado esa revista sensacionalista?

R. No, en ningún momento.

P. Algunos titulares eran bravos... Señaló incluso a Mariano Rajoy...

R. Te digo que en ningún momento.

P. ¿Le trajo problemas con el Partido Popular? Hay una portada 'histórica'... (en esa portada, aparece la fotografía de Mariano Rajoy frente al titular 'El PP va de putas').

R. Sí, sí, sí...no, no me trajo ninguno. Yo he visto a Rajoy posteriormente y nos hemos saludado correctamente. Para mí, es un hombre muy correcto.

P. Otra de las 'señaladas' fue Belén Esteban. Con ésa tiene peor relación...

R. Ninguna.

P. Usted ha defendido a clientes como la 'dulce Neus'...

R. Sí...

P. ¿Qué ha aprendido del mal con personas así?

R. Ella era una persona muy correcta. Yo tuve una relación muy buena con ella y con sus hijas. De hecho, cuando ella se fugó, las hijas durante dos años estuvieron viviendo en mi casa porque no tenían dónde ir.

P. También defendió a 'El Dioni'...

R. Sí, también le defendí... Le condenaron a 2 años y 3 meses por una buena defensa. Pero es que él no se llevó la cantidad que se ha dicho. Se llevó más. Lo que pasa es que ahí hubo un problema del seguro.

P. Del seguro...

R. Sí.

P. ¿Cómo ve a esta España?

R: Yo a esta España la veo un desastre. No hay hombres de Estado. A mí el señor Sánchez me parece un mamarracho y mejor no calificar a 'El Coleta' porque es un aventurero. Mira, yo puedo haber tenido las diferencias que hayan sido con Felipe González, pero era un hombre de Estado, como Alfonso Guerra o Corcuera. Estos son unos payasos. No se les puede comprar con los otros.

A mí el señor Sánchez me parece un mamarracho y mejor no calificar a 'El Coleta' porque es un aventurero. Mira, yo puedo haber tenido las diferencias que hayan sido con Felipe González, pero era un hombre de Estado, como Alfonso Guerra o Corcuera. Estos son unos payasos.

P. ¿Aznar?

R. Incluido Aznar. Yo no he sido nunca del PP, pero reconozco que también era un hombre de Estado. Lo que ellos hicieron por España estuvo muy bien hecho.

.: Usted estuvo en cárceles de Argentina y en España. ¿Cómo fue su experiencia?

R. En Argentina se puede decir que ninguna porque me dieron el asilo político de forma inmediata, con lo cual ni me dio tiempo a conocerlo. En España estuve un año y algo, en Galicia, y conmigo se portaron correctísimamente tanto el director como los funcionarios.

P. ¿Hizo amigos en la cárcel?

R: Sí, tuve buena relación. Yo, si tengo que hablar... tengo que hablar mal de la Justicia de este país, pero por parte de lo otro... no.

P. ¿Usted tiene un juicio en mayo, verdad? [Se le acusa de presuntos delitos de organización y grupo criminal, falsificación de documentos públicos, estafa, apropiación indebida, blanqueo de capitales, usurpación de funciones y de intrusismo profesional; fraude procesal, coacciones y phising...]

R. Bueno, ya veremos si se celebra o no...

P. ¿Saldrá absuelto de ésta?

R. Hombre, es un montaje puro.

P. ¿De quién?

R: Querían, con 3.000 euros, hacer una operación de 2.500 millones de dólares con YPF. Lógicamente, YPF, el actual gobernador de Buenos Aires, que era entonces el presidente de la compañía, vio que los avales que presentó esta gente eran 'chungos'. YPF vende, pero vende cobrando...

P. Pero a ver, se lo tengo que preguntar. ¿Por qué usted siempre ha estado tan cerca de la polémica? ¿Por qué se ha sentido atraído por ella?

R. Los asuntos vienen y se van.

P. ¿No se arrepiente de nada de lo que ha hecho?

R. De nada.

P. ¿Tengo que dar por acabada la confesión?

R. Sí.