La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha desligado de la posible entrada irregular del líder del Frente Polisario en España y ha señalado que su departamento no tiene "ningún tipo de competencia" en la recepción de una "aeronave de Estado".

"Asumimos todo lo que ha dicho el Ejército del Aire" ha señalado, en referencia al informe del jefe de la base aérea de Zaragoza, el general José Luis Ortiz Cabañete, que señaló que el Ministerio de Asuntos Exteriores permitió la entrada a España, el pasado 18 de abril, de Ghali, sin pasaporte y sin facilitar información sobre las personas que iban en el avión de la Presidencia de Argelia.

Por este asunto, el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza ha abierto diligencias para investigar la posible comisión de un delito de falsedad documental y de prevaricación. Robles ha señalado que el Ejército del Aire se limita a "velar por el espacio aéreo" y que "sobre la marcha" y "en el terreno" conoció las circunstancias de la llegada de la aeronave argelina en la que viajaba Ghali.

"Segura" de que Exteriores actuó bien

"Yo no puedo más que asumir y hacer mío lo que ha dicho el Ejército del Aire", ha reiterado Robles en declaraciones a los medios de comunicación tras presidir la jornada '1981-2021: 40 años de compromiso y participación activa en la OTAN'.

Así, ha manifestado que está "segura" de que el Ministerio de Exteriores "actuó como debía actuar" y señaló que "no hay que olvidar" que se trataba de un avión "de estado" que "se supone que cuenta con todos los permisos". Finalmente, ha mostrado "todo el apoyo" al Ministerio de Arancha González Laya.