Todos somos mediocres. Sí, tú también que haces yoga para alcanzar la paz interior. Y tú, que lees a Nietzsche y crees que nada tiene sentido. O tú, que defiendes los derechos de los animales o el feminismo a ultranza. La mediocridad nos une, y nos sentimos reconocidos en ella. Por eso, como dice Rober Bodegas, todos nos reímos de las mismas gilipolleces.

El cómico gallego, mitad del dúo Pantomima Full, termina temporada con el monólogo 'Fango', donde está muy presente la mediocridad de cada día. "Estáis aquí un domingo porque no había nada mejor que hacer. Habéis ido a la página 8 de Atrápalo y habéis dicho, coño, uno medio famoso, por doce euros, el gordo de Pantomima, pues ya hay plan para el domingo... Y os traen a El Pequeño Teatro de Gran Vía y cuando entráis pensáis que vais a ir a la sala principal y no, os llevan a este sótano, y no pasa nada. No me importa, me parece hasta bonito que hayáis aguantado hasta la página 8 de Atrápalo. Me conformo con sacar un 6 en la vida".

En el escenario, Bodegas parece un tío echao pa'lante, pero la realidad es que es muy tímido. Tanto que, como él dice, "decepciona en persona". También sabe lo que es mascar el silencio del público cuando una broma no hace gracia, algo que se aprende a llevar con el tiempo. Los cómicos también lloran, aunque no lo parezca. Y en este año complicado para todos, a Rober Bodegas le ha tocado estar un mes de gira estando su padre en coma inducido.

En el monólogo 'Fango' empiezas con la idea de que todos somos mediocres aunque creamos lo contrario. Es algo que también reflejáis tú y Alberto Casado en Pantomima Full.

Sí. La mediocridad es estar en el medio. Parece que es despectivo, pero para mí no lo es. Es ir a por el cinco o el seis en la vida. Todo el mundo está entre el suficiente y el bien. Lo normal no es ser Messi o Steve Jobs. Lo normal es ser un chaval que hace las cosas medio bien. Me agobian mucho esos mensajes tóxicos de que todos somos únicos. Es una putada, pero hay que asumir que no vas a ser un cantante que llene estadios. Prometerle a todo el mundo que va a ser lo que se proponga es cruel.

Me agobian mucho esos mensajes tóxicos de que todos somos únicos

¿No te has intoxicado del narcisismo actual con el éxito de Pantomima Full? ¿No has pensado que eras el puto amo?

He intentado no fliparme. No soy Broncano, ni Berto. Hace más de 10 años estuve en Sé lo que hicisteis y aunque no era el prota, estuve cuatro años en un programa muy conocido. Mi mood siempre ha sido el mismo. Estoy agradecido por seguir teniendo trabajo. Cuando viene una época buena, la gozas. Y si no, puede que estés en un proyecto que no sea el que más te flipe pero echas el día con gente maja. Al final, pagarte tu piso, tener dinero para unas copas el finde, vacaciones en verano y pillar unas camisas guapas de vez en cuando es buena meta. Si estás mejor, pues a tope.

Dice Gregorio Luri que hoy en día mucha gente se preocupa por la Humanidad, en mayúsculas, y se olvida del vecino. ¿Es fruto del postureo de las redes?

Si tengo que elegir entre que el planeta se vaya a la mierda y que no haya ninguna publicación de postureo buenista heroica, o que el planeta se salve y haya mil fotos diarias de postureo... Sí, compro lo segundo. El problema es que en cuanto alardeas de una buena acción, deja de ser una buena acción. Lo has hecho para que se te aplauda. Ya no es 100% altruista. El tema del postureo me da mucha pereza.

¿No es ese postureo una forma de llenar el vacío?

Parece que una experiencia no está completa si no hay la parte digital. Las frustraciones que crean las redes sociales van a ser dignas de estudio. Hay gente que tiene complejos que no tenía. Yo igual que he asumido que soy mediocre, he asumido que no soy muy guapo. Imagino que no soy un monstruo. Pero no creo que ver mi puta cara en primer plano sea un subidón para nadie. Me impresiona mucho que haya gente que publica en su insta su cara 20 veces. ¿Nunca ha habido un paisaje o un monumento digno de ver que no sea tu cara? Si hubieras movido un poco la cámara a lo mejor podría ver ese acantilado. Lo que noto en las redes es que hay problemas de autoestima, de soledad, hay mucha dependencia.

No creo que ver mi puta cara en primer plano sea un subidón para nadie. Me impresiona mucho que haya gente que publica en su insta su cara 20 veces

¿Cómo se supera hacer un chiste y que no se ría nadie?

Hay dos cosas que son las más difíciles (llevo 19 años haciendo monólogos) en esta profesión. Una es encontrar tu personaje (tu voz). Vas a opens y ves que hay mucho undergound de la comedia y chavales con chistes graciosos pero falta reconocer a la personas. Gente con una voz muy propia son Noguera, Ignatius, Berto, Joaquín Reyes... Lo segundo es que no te obsesionen los aplausos. Yo le meto ritmo y tirar, sin marcar a la gente cuando debe reírse.

¿Te has ofendido alguna vez por un chiste o una broma?

No. Veo bromas que no me gustan. O que pienso: no haría esta broma. Pero no pediría la cabeza de nadie por un chiste. Aunque hago humor negro, no me suele gustar la gente que aprovecha un hecho trágico reciente y sale en Twitter a hacer la broma. Entiendo el mecanismo de la provocación, no me hiere, pero no me hace gracia.

¿Cómo se puede ser cómico siendo tímido?

Enfrentarme al público es lo tercero más complicado. El hecho de mirar a los ojos a la gente... El público huele tu miedo. Si ven que tú no te lo pasas bien, ellos tampoco. La actitud es muy importante. El otro día, un colega probó una cosa kamikaze y nadie le reía. Es bueno y estaba tan a tope con lo suyo que le daba igual. La gente acabó riendo.

Hay muchos cómicos introvertidos. De adulto te haces más sociable, pero yo era muy tímido. Era decepcionante en persona. Habías actuado en un bar y habías sido la hostia durante hora y pico. Termina el espectáculo, te dicen "qué guay ha estado tío" y no sabes qué responder. Yo empecé en 2002 con el club de la comedia y fue algo que me volvió loco. Siempre me habían gustado las pelis de comedia, los cuentachistes clásicos... Los monólogos me parecieron pura observación. Es el ejercicio de fijarse en algo en lo que nadie se fija. Piedrahita sigue siendo el mejor en esto. Fue muy referente al principio. Su principal talento era su capacidad de fijarse en cosas.

¿Cómo os lleváis vuestra generación con los más mayores? Flo, José Mota, Santiago Segura...

Con Flo he estado justo hoy, es la hostia. Con Flo o Leo Harlem me llevo bien, no somos amigos de comer los domingos, pero al haber coincidido en sitios nos conocemos. A Mota no lo conozco. En algún momento coincidiremos. Nuestra generación sí que nos llevamos más, estamos más relacionados por los opens y los bares.

¿Puede un cómico estar amargado de la vida?

Desde luego, yo conozco cómicos con depresión. Iggy Rubín lo decía. Hay algo raro en subirte a un escenario a hablar tu solo y que todos se rían y aplaudan y luego bajarse y estar en algo completamente distinto. Sí que he visto gente que se ha vuelto dependiente de esa ovación permanente. Parece que a los cómicos no se les ha muerto nadie nunca. Que les va todo bien y se pueden reír de todos, y, muchas veces, es lo contrario. Cada uno tiene su mierda. Yo este año he hecho un mes de gira estando mi padre en coma inducido. Pensar que no te pasa malo porque haces chistes es muy ingenuo.

Yo este año he hecho un mes de gira estando mi padre en coma inducido. Pensar que no te pasa malo porque haces chistes es muy ingenuo

Hace poco, con el vídeo de Pantomima Full del Escritor, conseguisteis que Manuel Jabois fuera trending topic. ¿Era él?

Para nada. Nos supo mal por Jabois. Lo que pasa que en Pantomima ahora hay un punto en que hemos intentado disfrazarnos más. Ha habido un esfuerzo por envolver al personaje. Para el vídeo de la bici, por ejemplo, nos prestaron una de 8.000 pavos. No soy amigo de Jabois, pero he coincidido con él. Leo sus libros. También a Juan Tallón, Manuel de Lorenzo, Rafa Cabaleira... Como los cómicos, los escritores son un poco borrachillos. Nos dio un poco de palo la que se lió. Sobre todo porque cuanto más popular eres más polarizas. A la gente le jode que te vaya bien.

De los personajes que hay en Pantomima Full, ¿cuáles se corresponden más con nuestros políticos?

Creo que el consultor. Hay un exceso de ego, da miedo. Son muy instagramers. Eso sí, son guapos. Yo admiro mucho a la gente guapa porque es algo a lo que no podré acceder. Hay cierto talento en mantenerse bello en cualquier situación. Pero cuando veo un cómico yendo de guapo, me da pereza. Tú tienes que ir de gracioso. Como Berto ahora con la locura de su pelo. Quiere salir gracioso, no guapo. Con el político es como: "Dios que guapo salgo aquí".

Otra cosa es que nunca están de acuerdo en nada. No es nuevo, pero ahora es más radical. Es ir a la contra por sistema, no por coherencia. Que Iñaki Gabilondo dejase de hacer su blog diario es la mayor alarma social que puede haber. El hombre, que tendrá 80 años y lleva dedicándose desde los 25 a la actualidad política, es la primera vez que cree que no me merece la pena madrugar para comentar lo que hace esta gente. El nivel es bajísimo.