La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha recibido este lunes un sobre con una navaja ensangrentada, según ha informado el Ministerio del Interior y han confirmado a 'Vozpópuli' fuentes del Ministerio de Fernando Grande-Marlaska. Ya se ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de esta nueva amenaza.

Por su parte, fuentes oficiales del propio Ministerio que dirige Reyes Maroto indican que se trata de una "navaja de pequeñas dimensiones con color rojo en la hoja". El remitente colocó un DVD encima de la navaja para dificultar la localización del arma blanca en los escáneres de seguridad.

Agentes de la Policía Nacional se han personado en dependencias del Ministerio para comenzar con las pesquisas en torno a estas nuevas amenazas. Según ha sabido este diario, el sobre contiene una carta con recortes de prensa. Los investigadores tendrán en cuenta toda la información dispuesta tanto en el sobre como en su interior, así como análisis derivados de ADN o huellas, entre otros.

La reacción de Maroto

La ministra Reyes Maroto ha reaccionado a través de redes sociales a estas amenazas: "Las amenazas y la violencia nunca acallarán la voz de la democracia". Y añade: "Gracias por todas las muestras de apoyo en un día que refuerza mi voluntad de trabajar por un futuro mejor".

Este hecho ocurre tan solo cuatro días después de que el dirigente de la cartera de Interior, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, recibiesen una carta amenazante con una bala en su interior.

Los hechos fueron denunciados en dependencias policiales para su análisis en la Comisaría General de Policía Científica. En el caso de Grande-Marlaska, la carta la recibieron el jueves en la sede del Ministerio con matasellos de Correos del día 19 de abril.

En el interior había un escrito que decía textualmente: "Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional, Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos". En el interior había dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62x51.