El rey Juan Carlos ha realizado una segunda regularización fiscal por rentas no declaradas durante varios ejercicios que suman más de ocho millones de euros de pagos en especie, por los que ha abonado 4.395.901,96 euros a la Agencia Tributaria, incluyendo intereses de demora y recargos, según informó en un comunicado el despacho de su abogado, Javier Sánchez-Junco.

"La presentación de las autoliquidaciones complementarias se corresponde con las rentas derivadas de la asunción, por la Fundación Zagatka, de determinados gastos por viajes y servicios realizados por S.M. de lo que podrían derivar determinadas obligaciones tributarias que han quedado regularizadas", se subraya en dicho comunicado.

En concreto, el rey emérito ha presentado una declaración voluntaria ante la Agencia Tributaria por ocho millones de euros en concepto de vuelos de una compañía de jet privados pagados por la Fundación Zagatka, propiedad de Álvaro de Orleans, desde antes de la abdicación a mediados de 2014 hasta 2018, cuando ya había perdido la inviolabilidad, según coinciden ambos diarios.

El Confidencial desveló en noviembre que el padre de Felipe VI utilizó hasta ocho millones de euros de origen opaco para pagar más de una decena de vuelos privados por América del Norte, Caribe y Oriente Medio. Los viajes se produjeron entre 2009 y 2018, aunque fueron especialmente intensos tras su renuncia a la corona.

Entre los desplazamientos, hay dos visitas a Santo Domingo (República Dominicana), un 'tour' por los emiratos del Golfo Pérsico y un vuelo chárter desde Santiago de Compostela a Vancouver (Canadá) con la tripulación del 'Bribón' para participar en un campeonato del mundo.

Don Juan Carlos ya presentó una declaración para regularizar su situación fiscal el pasado mes de diciembre, cuatro meses después de su salida de España, en relación al uso de tarjetas bancarias por parte de Juan Carlos I y sus familiares con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, que está siendo investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo.

El primer pago del rey emérito

La cantidad abonada entonces fue de 678.393,72 euros, incluyendo intereses y recargos. En aquella ocasión fue ante la Hacienda madrileña porque utilizó la vía de la regularización del impuesto de donaciones. En el caso conocido este jueves a última hora, Juan Carlos I ha optado por la vía del incremento de patrimonio en el IRPF, de ahí que el destinatario del dinero haya sido la Agencia Tributaria.

Según el bufete que representa al Emérito, este pago se realizó "sin ningún requerimiento previo" por parte de la Agencia tributaria y con él se solventaba la deuda tributaria. Con su iniciativa ante el fisco madrileño, el abogado del rey emérito, Javier Sánchez-Junco, intentó neutralizar la investigación abierta sobre este asunto en la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Si Sánchez-Junco lograse desactivar el caso de las tarjetas con el pago de una multa, daría un paso muy importante en el camino de despejar la maraña de investigaciones abiertas a su cliente en la Fiscalía del Supremo. Sin embargo, tal y como acordaron los fiscales el 11 de diciembre, el Ministerio Público seguirá investigando al rey emérito a pesar de su regularización con Hacienda. Y tras este segundo pago a la Agencia Tributaria, se amplía aún más el objeto de la investigación.