El Rey Felipe VI figura como beneficiario de dos fundaciones que se investigan en Suiza en una causa por presuntos delitos de blanqueo de capitales, según ha publicado este sábado The Telegraph. Vozpópuli ha tenido acceso a documentación de una de ellas. Se trata de la Fundación Zagatka, aquella que según admitió Álvaro de Orleans-Borbón pagó vuelos privados a Juan Carlos I y que según consta en la documentación bancaria de Credit Suisse recibió una comisión por la venta del Banco Zaragozano

En el reglamento de la fundación aparece como primer beneficiario el propio Álvaro de Orleans-Borbón; de segundo figura Andrés de Orleans-Borbón y San Martino. El tercer beneficiario de los bienes de Zagatka es Juan Carlos de Borbón y Borbón, tal y como adelantó Tribune de Genève. La Casa Real ha rechazado hacer comentarios.

Según se recoge en los cuatro folios a los que ha tenido acceso Vozpópuli, Álvaro de Orleans-Borbón acuerda la atribución de los bienes en favor de Juan Carlos I se hace por "su sentimiento de admiración y de reconocimiento por haber abierto a España el camino de la libertad, por su constancia y su habilidad, también su humanidad y restableciendo las libertades públicas y un régimen parlamentario hasta la democratización del país". Dante Canónica y Guido Meier firman el reglamento en el que no consta membrete alguno.

Zagatka y Lucum

En caso de fallecimiento de los dos primeros beneficiarios de la Fundación Zagatka, el reglamento estipula la atribución de la fortuna de la fundación al rey emérito. De perecer Juan Carlos I, el beneficiario sería "monsieur Felipe de Borbón y Grecia". También se estipula el escenario de su muerte. En ese caso, "la fortuna de la fundación deberá ser atribuida a los herederos legales nacidos o que nacieran de una unión legal del cuarto beneficiario [Felipe VI] y a partes iguales entre ellos, en defecto de los quintos beneficiarios [Elena de Borbón y Grecia, Cristina de Borbón y Grecia]", según recoge el documento fechado a 8 de mayo de 2006 que anula y reemplaza al firmado el 1 de octubre de 2003.

Entre la documentación a la que ha tenido acceso Vozpópuli aparece también una comunicación datada el 24 de junio de 2003 entre los abogados Jean Clostre y Dante Canónica en relación a la "fundación x". En la misiva se sugiere el motivo por el que se atribuye a Juan Carlos I ser el tercer beneficiario.

El rey emérito Juan Carlos de Borbón, en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.

Según la información publicada por The Telegraph, Felipe VI también consta como beneficiario en la Fundación Lucum, aquella que recibió como "regalo" 100 millones de dólares del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí y "donó" 65 millones de euros a la que fuera amiga íntima del rey emérito Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Tal y como publicó Vozpópuli, esta fundación fue creada en Panamá días antes de que recibiera una presunta ofrenda del rey Abdullah y fue disuelta en 2012, después de realizar la transferencia a la empresaria alemana. 

Investigación en Suiza

El fiscal suizo Yves Bertossa investiga los 100 millones de dólares que en agosto de 2008 fueron depositados en una cuenta en el país helvético a nombre de la Fundación Lucum. El representante del ministerio público intenta determinar el origen de los fondos. 

Desde la Audiencia Nacional se han puesto en contacto personalmente con el fiscal del cantón de Ginebra para reiterarle la petición de la Fiscalía anticorrupción. Este paso dado por el organismo judicial no se trata de una comisión rogatoria nueva ni diligencia judicial dado que hasta el momento las pesquisas las dirige el ministerio público.