Desde hace dos años, la Revuelta de la España Vaciada pide soluciones al acuciante problema de la despoblación. Una amalgama de asociaciones y plataformas se unieron para conformar un movimiento que ha ido a más desde entonces y podría dar su salto definitivo a la política en 2023. Ya en 2019, los firmantes del manifiesto 'Revuelta de la España Vaciada' amenazaban con llegar "hasta donde haga falta para cambiar el actual estado de las cosas". Y según informan diversas fuentes del movimiento a Vozpópuli, la pretensión se mantiene, e incluso ha cogido fuerza.

La Revuelta de la España Vaciada se remite al último párrafo de aquel manifiesto fundacional: "[...] nos
lleva a advertir que si la acción política durante esta Legislatura que se inicia no evidencia una
voluntad real ‐manifestada en los sucesivos Presupuestos que deben aprobarse‐ de buscar
solución a esta crisis estructural territorial, reiteradamente denunciada, priorizando la
cohesión y el reequilibrio territorial de España, seremos capaces, y que no quepa la menor
duda de que lo seremos, de articular una respuesta firme
, estable y permanente".

En otras palabras: ante la inacción de las instituciones, la España Vaciada será una opción política en las próximas elecciones. La posibilidad está supeditada a la actuación del Gobierno en materia de despoblación durante este mandato. Por ahora, el Ejecutivo ha presentado el Plan de Medidas ante el Reto Demográfico, una batería de 130 acciones específicas contra la despoblación que vieron la luz hace pocos días. Ahora "ha llegado el momento de empezar a ver las aplicaciones reales", apunta en declaraciones a este diario Tomás Guitarte, el diputado único de Teruel Existe.

"Compromiso real" contra la despoblación

Esta formación, que fue la más votada en Teruel en las pasadas elecciones, se ha convertido en la punta de lanza del movimiento al que se han adherido otras tantas plataformas ciudadanas, entre las que cada vez surgen más voces que abogan por una alternativa política que defienda los intereses de la España vacía. Guitarte, que ejerce de facto de máximo embajador de la Revuelta de la España Vaciada, asegura que el salto a la política "está aún muy verde" e insiste en que dependerá de lo que haga el Gobierno, al que su formación ya ha reclamado un "compromiso real" con la despoblación.

"Solo en el caso de que la política tradicional no actúe, que sean conscientes de que habrá que buscar una solución", advierte Guitarte, que recalca ese "plazo mínimo de una legislatura" para actuar en consecuencia. "Estamos en un momento crítico", afirma el diputado de Teruel Existe: "Hemos tenido un año y pico con la pandemia que ha provocado una reordenación de las prioridades, pero queremos ya que se vean aplicaciones prácticas". Y una vez aprobado el plan contra la despoblación, esperan comprobar "si es realmente eficaz". Porque la cifra de 10.000 millones frente al reto demográfico es, por ahora, solo un dato.

El resto de componentes de la Revuelta de la España Vaciada se aferran a esa expectativa y siguen mostrándose dispuestos a concurrir a las próximas elecciones generales. Una de las plataformas que más ha insistido en esa idea es Soria ¡ya!, que el pasado mes de marzo recordó la posibilidad: "No se descarta pero todavía no está decidido". Tampoco tienen clara la fórmula: podrían hacerlo como partido político o bien como agrupación de electores, igual que lo hizo Teruel Existe.

Plataformas más o menos jóvenes

Tanto Teruel Existe como Soria ¡ya! tienen a sus espaldas una dilatada experiencia que favorece sus opciones como alternativa política. Ambas llevan ya dos décadas trabajando en sendas provincias para reclamar soluciones al cada vez más grave problema de la despoblación, cuyo empeoramiento ha provocado que surjan otras opciones similares en multitud de provincias. Algunos de los ejemplos más claros son los movimientos por el tren de Guadix (Granada) y Extremadura, o Jaén Merece Más, una plataforma que, pese a ser relativamente nueva, consiguió movilizar hace unos meses a unos 15.000 vehículos en la capital jiennense: una manifestación sin precedentes azuzada por el extendido sentimiento de hartazgo ciudadano.

Estos conatos por el agravio de las instituciones se han repetido con mayor o menor éxito en multitud de provincias, pero la relativa juventud de las plataformas y la falta de implantación territorial son una dificultad para recabar el apoyo de los electores en unos futuribles comicios, reconocen otras fuentes de la España Vaciada. Concurrir a unas elecciones "es una decisión que tiene que hacer cada plataforma en su territorio", apunta Guitarte, que recuerda que el éxito de Teruel Existe radica en los 20 años que esta asociación estuvo trabajando "duramente elaborando informes y estudios": "La credibilidad se gana con el trabajo, y ese trabajo social que se hizo ha hecho que Teruel Existe fuera la fuerza más votada de la provincia".

Tomás Guitarte entiende que "muchas de las plataformas que componen la España Vaciada" tendrán que "pasar unos años demostrando" ese trabajo "desinteresado" para poder "enraizarse" en sus respectivas provincias. "Es un proceso social y sociológico lento y complejo... y a la vez el tiempo apremia", reflexiona el diputado de Teruel Existe: "No es fácil". Y por ello otros actores de la Revuelta de la España Vaciada están evaluando los posibles apoyos en unas hipotéticas elecciones: "No hay certezas de nuevas candidaturas, pero no creo que tarden en confirmarse".