La proposición del PSOE y Unidas Podemos para la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) busca que el Congreso y el Senado puedan elegir a los seis vocales que corresponden a cada cámara con mayoría absoluta en segunda votación, 48 horas después de una primera en la que se mantendría la mayoría de tres quintos.

Por tanto, el Gobierno pretende rebajar el porcentaje de diputados y senadores necesarios para nombrar en el Congreso y el Senado a los doce miembros de órgano judicial. 

Los jueces contra el cambio

Entre las asociaciones de jueces -que reclaman desde hace años la despolitización de su órgano de gobierno- no ven con buenos ojos el posible cambio. "Entendemos que es una propuesta contraria al artículo 122.3 de la Constitución", declaró Manuel Almenar, portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM). La Carta Magna se remite a la Ley Orgánica del Poder Judicial para el modelo de elección de los vocales de la carrera judicial, aunque sí concreta la mayoría necesaria para designar a los que se eligen entre juristas. La LOPJ asumió esa misma mayoría.

Desde la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV) creen que la posible reforma apunta hacia una línea contraria de lo que vienen reclamando desde hace años. "El problema de reducir el umbral de mayoría exigido es que quien tenga la mayoría parlamentaria, monopoliza la elección y al final va a elegir a quien quieran", señaló hace una semana Jorge Fernández Vaquero, magistrado y portavoz nacional de AJFV.

PSOE y Podemos eluden los controles para reformar la Justicia

Los partidos del Gobierno presentarán el cambio como una proposición de ley, en lugar de presentar un proyecto de ley. Mediante este procedimiento, el Gobierno eludirá la presentación de informes del propio CGPJ, del Consejo de Estado y del Consejo Fiscal, y de esta forma se acelerará el proceso y evitará que alguno de estos órganos se muestre contrario a la aprobación, según ha informado El Confidencial.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya avanzó hace semanas su intención de promover esta reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) para posibilitar la renovación de este órgano y, posteriormente, el PSOE detalló que el objetivo sería rebajar la mayoría de tres quintos necesaria actualmente.