212 de 1905. Esas han sido las expulsiones exprés de inmigrantes que el Gobierno de Pedro Sánchez ha realizado en Ceuta y Melilla. En porcentaje, un 11,1%, supone el máximo histórico, superando en casi dos puntos al récord que hasta ahora mantenía el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2017: 607 de 6.470 (un 9,3%).

Los dato de este año han sido aportados por el Ministerio de Interior a una pregunta parlamentaria del PP, según explica este viernes ABC.

Respecto a 2019, un año que contó con varias elecciones, la subida ha sido aún más espectacular. El pasado año se utilizó esa manera de expulsar a 198 de los inmigrantes ilegales que llegaron (6.453), lo que supuso la cifra más baja de devoluciones en caliente desde que se tienen datos (un 3,1%).

El PP acusa al PSOE de ocultar los datos

La diputada popular Ana Belén Vázquez ha asegurado que el PSOE ha ocultado estos datos para que su socio de Gobierno, Unidas Podemos, no tuviese conocimiento de los mismos: "No quieren que sus socios de coalición se enteren de que están devolviendo inmigrantes y de que este Ministerio del Interior es el que más aplica la Ley de Seguridad, la misma que llevaron ante el Tribunal Constitucional y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y, por ejemplo, han utilizado para imponer un millón de multas durante el estado de alarma".