La jueza Carmen Rodríguez-Medel, encargada del 8-M, ha rechazado imputar al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en la causa contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. 

Por otro lado, admite la personación como acusación popular de la Asociación de Consumidores y Usuarios José María Mena, si bien condicionada a la presentación de poder especial y prestación de mil euros en concepto de fianza.

Además, deniega tener por ampliada la denuncia en relación con el conjunto de funcionarios de la Delegación del Gobierno a los que "sin identificar, imputa una serie de delitos contra la vida, la integridad física o contra el ejercicio de los derechos y libertades, toda vez que no hay indicios de que hayan cometido ninguno de los delitos enunciados".

En relación con Fernando Simón Soria, la jueza hace saber al denunciante que el procedimiento no se dirige contra él y que, "por el contrario, al menos otros dos juzgados diferentes (de Madrid) tienen asuntos ya registrados en trámite contra Simón indiciariamente recogidos en la ampliación de la denuncia, debiendo en consecuencia presentar la ampliación ante dichos órganos jurisdiccionales y no ante éste".

Deniega personación de Javier Fernández Torres

Por último, deniega la personación en la causa de Javier Fernández Torres, al no cumplir el escrito de personación con los requisitos exigidos en la LECrim, y de la asociación Derecho a Decidir, por no cumplir tampoco con los requisitos exigidos en la LECrim para personarse como acusación popular y por dirigir su acusación contra Fernando Simón Soria, “que no ostenta la condición de denunciado en este procedimiento”.