El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha declarado este miércoles como testigo en el juicio sobre la 'caja b' del partido. Por videoconferencia y desde su casa ha negado la existencia de esa contabilidad paralela y ha atacado al extesorero de la formación Luis Bárcenas por sus contradicciones en los últimos años: “Ni siquiera es capaz de estar de acuerdo consigo mismo”.

“Es demencial”, “es un delirio”, “empieza a ser una vergüenza todo lo que estamos viviendo”, “es absolutamente falso”... Estas han sido las respuestas que más ha repetido Rajoy ante las preguntas de los abogados de la acusación en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional. Se dirime la contabilidad paralela del PP y, entre otras cosas, el pago de las reformas de la sede de la formación con dinero negro. Por estos hechos, Bárcenas se sienta en el banquillo de los acusados y la Fiscalía pide para él cinco años de cárcel. 

Destrucción de pruebas

A Rajoy le han preguntado por las diversas manifestaciones realizadas por Bárcenas, incluyendo la que les situaba ambos en su despacho destruyendo pruebas de la 'caja b' en una máquina trituradora. Ha sido en este punto en el que Rajoy ha querido ser “meridianamente claro”: “En mis 40 años no he escuchado a un dirigente o militante hablar de la famosa 'caja b'. En este mismo juicio han pasado desde presidentes del partido, secretarios, vicesecretarios, contables y ni uno solo ha afirmado la existencia de una 'caja b' del Partido Popular. Habrá unos papeles de Bárcenas que él tendrá que explicar”.

Ha acusado al extesorero de haber cambiado varias veces los papeles después de negar la destrucción de documentos: “A mí desde luego no me ha entregado nada. La primera vez que lo vi fue publicado en un diario nacional (en enero de 2013 en El País). Es metafísicamente imposible que yo pudiera destruir esos papeles”. En ese sentido, ha puesto en duda los apuntes del extesorero y el momento y la intención con los que los hizo al tiempo que ha desmentido los episodios narrados por Bárcenas. 

Uno de los abogados le ha apuntado que algunos testigos sí han reconocido los apuntes de Bárcenas acerca de los sobresueldos que les afectaban. Rajoy le ha dado la razón, pero le ha contestado que el 95 por ciento lo niega, incluido él. Ha defendido que “jamás” se ocupó de “asuntos económicos ni de los ingresos ni de los gastos del Partido Popular”: “He presidido 14 años el comité ejecutivo del PP y he formado parte de él durante 30 años y jamás he escuchado a nadie hablar de ninguna donación”. Se refiere a las aportaciones de empresarios afines de las que luego salían los presuntos sobresueldos que se repartían sin declarar a Hacienda entre altos cargos de la formación.

Sobre la compra de acciones de Libertad Digital con ese dinero negro -otro de los asuntos que se dirimen en este juicio- Rajoy ha afirmado no saber “absolutamente nada”. Bárcenas también declaró que el PP le ofreció medio millón de euros a cambio de rehacer los apuntes contables de la 'caja B' que había publicado El País. El objetivo era confundir a la opinión pública. “Me parece demencial el planteamiento”, ha zanjado el expresidente.