El ya expresidente de Cataluña Quim Torra no ha dejado pasar ni 24 horas desde que le fue notificada la decisión del Tribunal Supremo que le inhabilitaba durante año y medio por un delito de desobediencia. El dirigente independentista ha presentado este martes ante el Tribunal Constitucional un escrito de 438 folios al que ha tenido acceso Vozpópuli en el que, entre otras cosas, pide la suspensión de su inhabilitación como medida “cautelarísima”.  

Solicita “de manera cautelarísima para evitar la pérdida de la finalidad del presente recurso, dado el daño irreparable continuado que se viene produciendo al recurrente, así como a los ciudadanos de Cataluña que lo eligieron como diputado en las pasadas elecciones al Parlamento de Cataluña” suspender cautelarmente la sentencia del Supremo y la del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que le condenó en primera instancia en diciembre.

Un informe de los servicios jurídicos del Parlament al que tuvo acceso este periódico y fechado este mismo lunes contemplaba este resquicio legal para Torra así como la petición de un indulto. Torra pide además que el Tribunal Constitucional comunique “de manera urgente el auto acordando las medidas cautelares solicitadas” tanto al Supremo como al TSJC, a la Junta Electoral Central, el vicepresidente y al secretario del Gobierno de la Generalitat y al presidente del Parlament de Cataluña.

De este modo trata de frenar ‘in extremis’ su suspensión a la espera de que el Tribunal Constitucional decida sobre el fondo de la cuestión lo cual se prolongará en el tiempo. Con este recurso, Torra da también el paso previo para en el futuro poder recurrir ante la Justicia europea, estrategia habitual de los independentistas.