El PSOE ha pedido este viernes a todos sus cargos públicos que se hayan vacunado contra el coronavirus saltándose el protocolo que presenten su dimisión. Lo hace tras salir a la luz numerosos casos de alcaldes socialistas que han aprovechado su cargo para recibir la primera dosis de la vacuna antes de tiempo.

El partido ha emitido un comunicado en el que recuerda que el último de estos casos que se ha conocido es el del alcalde de la localidad aragonesa de Asín, Rogelio Garcés. El PSOE de Zaragoza ha recibido la baja voluntaria como afiliado de este regidor, pero el partido le reclama que renuncie a su acta de concejal y a su responsabilidad en el Ayuntamiento.

"El Partido Socialista Obrero Español no consiente este tipo de actitudes insolidarias. Reitera a sus militantes y especialmente a sus cargos públicos y representantes en las instituciones dar ejemplo y no avergonzar unas siglas con más 140 años de historia, que siempre han defendido el bien común por encima de intereses individuales", expresa el comunicado. "Este tipo de actitudes reprobables están muy alejadas de lo que significan nuestras siglas", añade.

Asimismo, han querido "aplaudir la labor encomiable de los trabajadores que prestan un enorme servicio público durante estos meses, especialmente los sanitarios".

Suspensión de militancia

La semana pasada, el PSOE abrió un expediente disciplinario y suspendió cautelarmente de militancia a tres alcaldes por aceptar ser vacunados saltándose el protocolo. Se trata de los regidores de El Verger, Els Poblets y Rafelbunyol.

La formación socialista en la Comunidad Valenciana lamentó la "decisión desacertada" de Ximo Coll (El Verger), Carolina Vives (Els Poblets) y Fran López (Rafelbunyol), "que no puede empañar la labor que tanto sanitarios como alcaldes, concejales y los responsables públicos están haciendo en la gestión de la pandemia".