Los candidatos de los dos partidos más votados en las elecciones catalanas han mostrado su intención de presentarse a la investidura y tanto Salvador Illa como el republicano Pere Aragonès han anunciado que este mismo lunes comenzarán los contactos con el resto de fuerzas para recabar los apoyos necesarios.

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, ha anunciado que contactará este lunes con todos los partidos, menos con Vox, para negociar su investidura y que "luchará" para que el PSC presida el Parlament, ya que afirma que es lo que corresponde puesto que es la lista más votada.

La dirección socialista ha analizado este lunes su victoria en las elecciones catalanas, en las que fueron el partido más votado y consiguieron 33 escaños, empatando en el primer lugar con ERC.

Para el exministro de Sanidad estos resultados sitúan de nuevo al PSC en el "centro de gravedad de la política catalana" y avalan su apuesta por "el diálogo y el reencuentro".

Aunque no ha detallado qué apoyos baraja para su eventual investidura, el exministro socialista ha reivindicado que su candidatura no será un mero "gesto".

Aragonès confía en ser investido

Por su parte, ERC ha anunciado que también iniciará "de forma inmediata" la negociación con todos los partidos soberanistas para la formación del nuevo Govern, y ha descartado totalmente cualquier posibilidad de acuerdo con el PSC porque entiende que no "comparte objetivos" con dicho partido en Cataluña.

En una rueda de prensa tras la reunión de la dirección de ERC, la portavoz de este partido, Marta Vilalta, ha valorado el hecho de que "el independentismo haya vuelto a ganar en las urnas" y que "haya conseguido el objetivo histórico de haber superado el 50%" de los votos. Durante la noche electoral, el candidato de los republicanos anunció que también se presentaría a la investidura.

La líder de En Comú Podem, Jéssica Albiach, ha pedido este lunes "valentía" y "generosidad" a ERC para que levante su veto al PSC y negocien a tres bandas la formación de un Govern de izquierdas, al tiempo que ha cerrado la puerta a participar o apoyar un Ejecutivo en el que se incluya a JxCat.

En rueda de prensa tras las elecciones catalanas, en las que mantuvieron los ocho escaños pero cayeron a la sexta plaza en el Parlament, Albiach ha aseverado que pedirán a Esquerra que se siente en una mesa de negociación junto al PSC, a pesar de que los republicanos han descartado ya cualquier posibilidad de acuerdo con los socialistas.

Junqueras: "imposible" con el PSC

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha señalado, en efecto, que un Govern entre ERC y el PSC es "imposible" porque ambos son "los partidos políticos más antagónicos de Cataluña".

En declaraciones a TV3, Junqueras ha afirmado que el PSC "representa a una monarquía corrupta y decadente", tiene "un larguísimo historial de corrupción" y "ha aplaudido repetidamente la cárcel de los presos políticos y el exilio de los exiliados".

Así, Junqueras ha insistido en propugnar la fórmula de la "vía amplia" que ERC ha enarbolado durante toda la campaña, una "mayoría lo más amplia posible" que sea favorable a "la amnistía y la autodeterminación".

Reedición del actual Govern

La opción más factible es la reedición del actual gobierno de la Generalitat con ERC y Junts. La suma de estos dos partidos prácticamente repite los resultados de 2017, y solo se dejan un escaño (65). Esta suma necesitaría el apoyo en la investidura de otra formación y, en este punto, todos los ojos miran a la CUP, que podría prestar alguno de sus nueve votos para sacar adelante la investidura.

Los anticapitalistas se han mostrado este lunes dispuestos a avalar un nuevo Govern independentista dependiendo de "qué esté dispuesto a hacer" y siempre que refleje el resultado de las urnas, que, según su lectura, han pedido "un proyecto más a la izquierda" que el ensayado hasta ahora.