La nueva legislatura en Cataluña todavía no ha empezado, pero asoman ya algunos conflictos. A la cuestión jurídica del voto telemático para Lluís Puig y Meritxell Serret, huidos de la justicia española, se le añade ahora una polémica con respecto a la clasificación de "género no binario" que ha habilitado el Parlament y que avanzó Vozpópuli. Varias diputadas del PSC han expresado su malestar por una medida que consideran tendrá un "impacto negativo" en las políticas de paridad.

En conversación con este medio, fuentes del Parlament explican que el partido que ganó las elecciones el pasado 14 de febrero y, en concreto, destacadas dirigentes del PSC han advertido de que la medida puede poner en riesgo las leyes de igualdad vigente, como las cuotas de un 40% de mujeres en los órganos de poder: "Es muy grave. Si hay diputados que no responden o ponen género no binario no sabremos cuál será el impacto en leyes como las cuotas de paridad en órganos de gobierno".

Desde Feministes de Catalunya también muestran su rechazo a esta medida: "Al menos deberían poner el sexo que sale en su DNI. Si pueden elegir 'no binario' o 'no contesta', ¿cómo vamos a saber cuántas mujeres hay? Además, tampoco sabremos si las políticas de paridad son útiles para erradicar la desigualdad.

Listas electorales

Estos sectores críticos de la órbita del PSC también señalan que esta inclusión de la "ideología de identidad de género" en la ficha de alta de los diputados afectará a la confección de listas electorales, donde también se debe garantizar un 40% de presencia femenina.

Ponen de ejemplo lo que sucedió en México, cuando las candidaturas 'Todos por Oaxaca' (PRI-Verde- Nueva Alianza) y 'Frente por Oaxaca' (PAN-PRD- MC) estaban integradas solo por hombres, muchos de ellos pretendiendo ser transgénero (aunque estaban casados con mujeres y tenían hijos) para cumplir con la ley de cuotas.

Tras diversas denuncias, las autoridades federales investigaron si se trataba de un fraude electoral y, finalmente, suspendieron las candidaturas.

"El PSC está solo"

En esta batalla ideológica dentro del movimiento feminista, el "PSC está solo", apuntan las fuentes consultadas. Como informó este medio, la modificación de la ley de violencia de género en la Cámara autonómica durante la pasada legislatura fue aprobada por todos los grupos.

El PP, por su parte, se abstuvo en los apartados que redefinían a la víctima. Ciudadanos votó junto a ERC y En Comú Podem, y se alejó del PSC. La diputada encargada de temas de igualdad y LGTBI, Noemí de la Calle, lo explicó así a instancias de este medio: "Creemos que las personas trans tienen que estar protegidas con la ley de violencia machista. Una mujer trans puede recibir violencia por ser parte del movimiento LGTBI. Pero entonces sería un acto de transfobia, que es un hecho distinto a cuando un hombre la agrede por ser mujer. Esto no es transfobia. Esto es por ser mujer".

El PSC, en cambio, se opuso al considerar que esta reforma de la ley contribuía a invisibilizar a la mujer. "Hay una desigualdad estructural entre hombres y mujeres. Hemos promovido leyes para erradicar esta desigualdad. Si ahora se difumina la ley de Violencia de Género, que es la violencia específica contra la mujer, no se será eficaz en la lucha por la igualdad", explican desde el partido.

La candidatura de Alejandro Fernández, que en esta ocasión tendrá solo tres diputados (dos de ellas mujeres), tampoco es partidaria de estos nuevos criterios. Eva Parera explica que es "perder el tiempo en debates estériles" y pide que se mida la valía de los representantes públicos en función su "capacidad para ejercer sus tareas".

El papel de ERC

Las fuentes consultadas apuntan al papel de Tània Verge, técnica de ERC en todos los asuntos relacionados con el feminismo, como promotora de esta inclusión del sexo no binario e indefinido. Una medida que se incorporó en el plan de Igualdad de Género del Parlament para esta nueva legislatura y que, añaden, todavía no se saben los efectos contraproducentes que pueda tener.

Como informó Vozpópuli, ERC quiere crear la Consejería de Feminismo en el próximo gobierno de la Generalitat. En esta materia, los republicanos tienen más puntos de coincidencia con Unidas Podemos y Ciudadanos que con el PSC. En la pasada legislatura, ya crearon los "baños inclusivos" que furon fuente de conflicto entre estas dos corrientes del feminismo.

Pinza con Vox

Desde la órbita del PSC y del feminismo que representan también apuntan a que la irrupción de Vox en el Parlament allanará el terreno para la aprobación de medidas y leyes que invisibilicen a la mujer: "Estas medidas que ERC lidera son muy conservadoras. Curiosamente coincidirán con Vox en el propósito y en contra del derecho de las mujeres".

A su juicio, el hecho de que el partido de Santiago Abascal niegue que haya una violencia estructural contra la mujer, y que se muestre abierto a proteger mediante la ley de violencia de género a otros colectivos -en el caso de Vox, a los menores- diluye el propósito por el que se creó la ley. Y ,denuncian, cuentan con la connivencia de una parte del feminismo.