La quinta noche consecutiva de protestas en Cataluña en apoyo al rapero Pablo Hasel ha dejado un total de 34 detenidos por hechos relacionados con altercados y actos vandálicos, como desordenes públicos, robos y saqueos con violencia: un detenido en Lérida, dos en Tarragona y 31 en Barcelona.

Pese a que hubo tramos de la manifestación de Barcelona que transcurrieron de manera pacífica, grupos violentos provocaron "incidentes graves y lanzamiento de piedras y objetos contundentes contra las líneas policiales" y que aprovecharon para vandalizar numerosos comercios y robar en su interior, ha informado Mossos en un comunicado.

Durante el dispositivo policial en Barcelona se identificó a un joven que durante dos horas estuvo enfocando con un láser a los pilotos de un helicóptero de Mossos, "con el grave riesgo que esto supone para los agentes y para la ciudadanía".

El cuerpo policial ha cifrado en 500 las personas que se concentraron ante el edificio de la Bolsa de Barcelona, donde se quemaron contenedores; algunos grupos violentos también lanzaron pierdas y objetos contundentes que provocaron daños en la fachada histórica modernista del Palau de la Música, que ya ha condenado los hechos.

Tres agentes heridos en Tarragona

En Tarragona, donde algunos participantes violentos vandalizaron una entidad bancaria y lanzaron piedras ante la Audiencia Provincial, la noche finalizó con tres agentes de Mossos heridos; en la capital leridana hubo un "lanzamiento masivo de piedras" contra la Brigada Móvil del cuerpo policial (Brimo).

Así, los datos provisionales suman un total de 86 personas detenidas en el marco de los actos vandálicos que se han producido en Cataluña desde el martes, día de detención e ingreso en prisión de Pablo Hasel.