La tesis doctoral de Francisco Camps en la Universidad Miguel Hernández de Elche al fin ve la luz. No gracias a la buena voluntad de su presunto autor, que ordenó a la biblioteca de la ciudad alicantina que la mantuviera oculta de los ojos de cualquiera, pero gracias al tesón de un profesor universitario que durante un mes (y gracias a la Ley de Transparencia) ha podido analizarla detenidamente. El resultado confirma las sospechas: la investigación de Camps está trufada de párrafos completos copiados presuntamente de otras publicaciones.

Urdánoz ha montado una petición en la plataforma Change.org para que la Miguel Hernández abra una investigación a la tesis doctoral. Por su parte, el expresidente valenciano ya ha reaccionado, rechazando las acusaciones y ha asegurado estar estudiando una querella por injurias y calumnias contra el profesor Jorge Urdánoz. Urdánoz identifica siete tipos de plagios: "al director de su tesis, a un miembro del Tribunal que juzgó la tesis, a otros autores, al Boletín Oficial del Estado (BOE), al Tribunal Constitucional, al Parlamento Europeo y a sí mismo".

Aquí tenemos uno de los ejemplos.

Uno de los supuestos plagios de Camps

Camps, que era consejero de Educación de la Generalitat Valenciana cuando la universidad privada se fundó, obtuvo la nota de sobresaliente cum laude por parte del tribunal, después de leer durante 40 su trabajo "Propuestas para la reforma del sistema electoral".

Según Urdánoz, lo que se ha publicado es tan solo "ciertos plagios detectados. Sin embargo, he elaborado un segundo informe (II – Informe cualitativo: hipótesis de autoría) que estaré encantado de presentar a la Comisión de Investigación que espero se abra".

En este otro caso, por ejemplo, Camps habría copiado una sentencia del TC publicada en el BOE.

camps-boe

Pide que se le quite el doctorado

En su texto en Change.org, el profesor cuenta lo difícil que ha sido acceder a la tesis: "Tras denunciar este extraño secuestro de una tesis doctoral por su propio autor y batallar jurídicamente durante casi dos años, el Consejo de Transparencia reconoció mi derecho a consultar la tesis. La Universidad de Elche – liberada de la inaudita orden del Sr. Camps – pudo al fin facilitarme el acceso a la misma (...) Mediante esta petición quiero solicitar a las instituciones académicas involucradas (la Universidad de Elche, la Consejería de Educación de la Comunidad Valenciana y el Ministerio de Educación) la revisión de oficio de la concesión del título de doctor al Sr. Camps. Para ello solicito la creación de una Comisión de Investigación independiente que aclare todos los extremos que rodean a este peculiar trabajo universitario".

Muchos jóvenes que han elaborado magníficas tesis están en el paro o poniendo copas en el extranjero

"Una tesis doctoral -continúa el profesor- es un trabajo largo y extenuante por el que todos los doctores hemos pasado. Estoy seguro de que muchos jóvenes de este país que han elaborado magníficas tesis doctorales se encuentran o bien en el paro o bien poniendo copas en el extranjero. Mientras eso ocurre, nada más conseguir su título de Doctor el Sr. Camps fue contratado por una Universidad privada de Valencia qué él había ayudado a fundar cuando estaba en el poder. Allí imparte clases en un Master de “formación en investigación académica”. Es decir: ahora el sr. Camps - autor de los plagios detectados – al parecer enseña a los demás cómo hacer tesis doctorales".

Y culmina: "Lo primero que declaró en su primer día de clases fue: “Espero transmitir el valor del esfuerzo”. Pero eso, el valor del esfuerzo, no es algo que a día de hoy esté muy claro que el Sr. Camps pueda reivindicar en el mundo académico".

Dimisiones por plagiar tesis doctorales

En otros países de nuestro entorno se han dado varios casos de políticos que han dimitido por plagiar su tesis doctoral. Por ejemplo, en 2011 el ministro de Defensa alemán Karl Theodor zu Guttenberg dimitió tras ser acusado de plagiar su tesis. En este mismo país, en 2013 la titular de Cultura, Annette Schavan, también dimitió después de que se anulara su título de doctora.

El gobierno de Angela Merkel tiene muy claro que no hay político en activo con sospechas de copiar un trabajo académico. En el caso de Paco Camps, sin embargo, es diferente: el expresidente valenciano abandonó la presidencia de la Generalitat en 2011 y desde entonces se dedica al sector semipúblico, con trabajo por ejemplo en la universidad Miguel Hernández cuyo título de doctor queda ahora en entredicho.