El Juzgado de Instrucción 17 de Barcelona ha acordado prisión provisional, comunicada y sin fianza para los ocho detenidos que supuestamente actuaron de forma conjunta para prender fuego a un furgón de la Guardia Urbana de Barcelona con un agente dentro durante los disturbios del sábado.

La causa está abierta por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa, atentado a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, daños, manifestación o reunión ilícita y pertenencia a grupo criminal, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en un comunicado.

De los ocho detenidos, cinco son hombres y de nacionalidad italiana y las otras tres son mujeres, de nacionalidad italiana, francesa y española. Las protestas se iniciaron tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel y continuaron durante varios días en Barcelona.

"Grupo organizado"

Los Mossos d'Esquadra consideran que constituyen un "grupo organizado que lideró los actos vandálicos más graves" de la jornada de protestas del sábado, lo que les llevó a registrar dos naves industriales en Canet de Mar y Mataró (Barcelona).

Según los investigadores, al actuar, los sospechosos "tomaban medidas de seguridad y autoprotección para evadir la acción policial", y tras detectarlo los Mossos desplegaron un dispositivo especial el sábado para detenerlos.