Recibió el primer mensaje a finales de julio de 2015. El hombre, al que no conocía de nada, le contactó a través de las redes sociales. Le escribió a su perfil de Facebook, de Instagram y de Twitter, ignorando todas las veces en las que ella insistió en que no estaba interesada en mantener conversación alguna. Ante el acoso constante, la mujer presentó denuncia el 30 de enero de 2016. Esta semana, tres años después, el acusado ha reconocido los hechos y ha aceptado una pena de dos años de prisión.

El hombre ha llegado a un pacto con la Fiscalía de cara al juicio que estaba previsto en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, según ha comunicado el ministerio público. Se le atribuyen dos delitos de acoso y cuatro delitos leves de amenazas

"Has abierto una guerra"

En diciembre de 2015, el hombre envió mensajes a través de Whastapp a una amiga de la joven con la intención de intimidarla. Posteriormente, conminó a otra amiga vía Facebook: "Os estáis metiendo en un grave problema (...) Ahora sí que has abierto una guerra".

Un día antes de interponer la denuncia, ella advirtió de que acudiría a la Policía; él dijo que se vengaría "lentamente". Tras acudir a las autoridades, la mujer continuó recibiendo mensajes que llegaron a contener amenazas contra ella y tres de sus amigas. En esta ocasión, desde el teléfono móvil de su padre.

Ante tal insistencia, la mujer bloqueó al acosador. Posteriormente, en un intento por eludir la persecución on line, optó por eliminar sus perfiles en las diferentes plataformas sociales e incluso eliminó su Whatsapp. 

Orden de alejamiento

Dos años después, en marzo de 2017, la joven consiguió una orden de alejamiento contra el acusado. El Juzgado de Instrucción número 2 de Lena acordó para el hombre una restricción de 1.000 metros, tanto del domicilio como del trabajo y lugares frecuentados por la denunciante, así como la prohibición de cualquier tipo de comunicación. 

Tras dos años de aquella restricción, el procesado ha aceptado los hechos y una pena de dos años de prisión. Ha aceptado también una prohibición de aproximación a la joven que acosó y a sus amigas.