El Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid ha remitido a Toledo la demanda presentada por un opositor a Pablo Iglesias en la asamblea ciudadana de Podemos (Vistalegre III) del año pasado. Se trata de Fernando Barredo, quien acusa a la formación morada de vulnerar su derecho fundamental a la libre participación política tras apreciar irregularidades en aquel proceso de primarias en el que Iglesias fue elegido secretario general.

En un auto al que ha tenido acceso Vozpópuli, el magistrado Jaime Miralles se abstiene de entrar en el fondo de la cuestión al considerarse no competente para estudiar la causa. Alega que al tratarse de un procedimiento Civil, el opositor a Iglesias debe presentar su demanda en los Juzgados donde tiene fijada su residencia. Barredo reside habitualmente en Toledo.

El juez atiende así el criterio mostrado por la Fiscalía de Madrid que el pasado 22 de marzo se mostró a favor de mandar la demanda al Juzgado Decano de Toledo para que se lo asigne a algún juez de Primera instancia de la ciudad castellano-manchega. Contra esta decisión, adoptada el pasado 29 de marzo, no cabe capacidad de recurso.

Vozpópuli informó de la presentación ante los Juzgados de Madrid de esta demanda de Barredo para anular las primarias en Podemos de mayo de 2020. El opositor seguía la estela de una sentencia que condenó al partido morado por vulnerar los derechos fundamentales de un militante en las primarias celebradas en el municipio madrileño de Collado Mediano. En ese caso, la Justicia consideró que se había producido un pucherazo.

A través de sus informáticos pueden alterar el censo de votantes a su antojo, conocer de antemano su voto

La sentencia aludida establecía que Podemos manipuló los resultados, anuló votos, se negó a facilitar el censo y controló la apertura y el cierre de las urnas de voto telemático. Barrado esgrime que, en las primarias a las que él concurrió, “el recuento de los votos ha dependido en todo momento” del aparato del partido, que “a través de sus informáticos pueden alterar el censo de votantes a su antojo, conocer de antemano su voto, y suprimirlo si el resultado no es favorable”. Barrado pide que se condene a Podemos a repetir las primarias. 

En este proceso se votó para renovar los principales cargos del partido, incluida la Secretaría General. El actual vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias fue elegido con un 92 por ciento de los votos en una elecciones internas que contaron apenas con una participación del 11 por ciento de los inscritos con derecho a voto (el mínimo era un 10 por ciento).

La asamblea se iba a celebrar en marzo en un gran acto que tuvo que ser suspendido por la pandemia de coronavirus y la declaración del estado de alarma en todo el país. Finalmente se celebró en mayo de forma telemática. Barredo denuncia que se enteró de la nueva fecha por los medios y apenas unos días antes de la votación, con el estado de alarma todavía vigente, sin poder hacer campaña. 

Las presuntas irregularidades

En cambio, Iglesias y el resto de su lista gozaban de visibilidad al aparecer cada día en los medios debido a sus cargos en el Gobierno y en el partido. Ya trató sin éxito de pararla acudiendo a los Juzgados de Toledo que no le dieron respuesta hasta meses después del cónclave, cuando ya era demasiado tarde.

Denuncia además que se cambiaron las reglas del proceso ya que tras fijar la nueva fecha el partido permitió cambios en las candidaturas sin necesidad de cosechar los avales que se habían exigido para presentarse en marzo. También que el comité encargado de velar por el proceso eran personas afines a Iglesias. Ahora la Justicia le dice que no son los tribunales madrileños los competentes para entender su demanda y que reinicie el proceso en su lugar de residencia.