Unidas Podemos ha reprochado al PSOE que continúe "sin hacer una propuesta" sobre la regulación del precio del alquiler, una medida acordada entre ambas formaciones, cuando falta una semana para que se cumpla el plazo dado para llevar la nueva Ley de Vivienda al Consejo de Ministros.

También afean, según han explicado a Europa Press fuentes de Unidas Podemos, que a escasos siete días de que expire el plazo dado para completar el texto de la Ley de Vivienda, el socio mayoritario de la coalición sigue también "sin propuesta" en materia de prohibición de desahucios, control de precios del alquiler y obligaciones para los grandes propietarios.

Precisamente este jueves los equipos de la Vicepresidencia segunda, representada por la secretaria de Estado para la Agenda 2030 Ione Belarra, y del Ministerio de Transportes, encabezado por el secretario general para la Agenda Urbana y Vivienda David Lucas, han retomado las negociaciones sobre la ley, dado que los contactos se congelaron por las elecciones catalanas del 14 de febrero.

El encuentro no ha sido satisfactorio para Unidas Podemos. Y es que ha reprochado que, a pesar de que en el marco de la negociación de los Presupuestos Generales de 2021, se acordó llevar un texto conjunto al Consejo de Ministros antes de que finalice febrero, el equipo del ministro José Luis Ábalos "todavía no ha concretado por escrito cuál es su posición entorno a los temas clave para los morados".

De hecho, recriminan que el PSOE parece "muy próximo" es sus planteamientos a los de la Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler (ASVAL), que dirige el exministro Joan Clos, y al sector inmobiliario.

Todo ello al haber "rechazado" las propuestas que desde la Vicepresidencia segunda se le han hecho llegar en los últimos meses "sin ofrecer planteamiento alternativo", en concreto sobre la aplicación de un el impuesto a la vivienda vacía o la obligación de los grandes propietarios de poner en alquiler para vivienda social el 30% de su parque.

PSOE y Unidas Podemos ya enfocaban la reactivación de los contactos sobre la Ley de Vivienda con posiciones alejadas que, por el momento, hacen difícil vislumbrar un acuerdo inmediato.

El ministro de Transportes defendió recientemente que el control de los precios de alquiler se va a llevar a cabo "oyendo a todos los agentes, organizaciones sociales, administraciones públicas y al sector privado".

Precisamente este jueves ha tenido lugar una rueda de prensa de medio centenar de organizaciones que presionarán al PSOE para que cumpla "sus promesas" en esta normativa, al entender que el ala socialista "flaquea" ante las "presiones" de las patronales.

Pero lo cierto es que en Unidas Podemos recelan del planteamiento del PSOE y manifestaron también su temor a que la propuesta de Transportes fuera poco ambiciosa limitándose a un modelo basado solo en incentivos, similar al desplegado en Portugal. Esa estrategia no les satisface pues el sistema luso "ha fracasado" en el país vecino a la hora de regular el alquiler y bajar precios.

Unidas Podemos apuesta por fijar la figura de gran tenedor a cinco o más viviendas (rebajando la franja pautada en el decreto antidesahucios que apunta a diez o más), obligar a estos grandes propietarios a destinar el 30% de la vivienda social a alquiler social o desplegar un impuesto a la vivienda vacía.

Choque por la 'ley trans'

Por tanto, se abre un nuevo frente entre los socios de coalición, que durante estas semanas han expresado sus diferencias por el debate de la Ley Trans. Según pudo saber ayer Europa Press, Unidas Podemos considera que el PSOE ha cruzado "líneas rojas" al "bloquear" la tramitación de esta norma en el Consejo de Ministros.

De hecho, los 'morados' creen que el plan del PSOE consiste en que esta cuestión se legisle a través de la ley de Igualdad de Trato que han impulsado en el Congreso sin el apoyo de Unidas Podemos, y que la ley Trans se aparque 'sine die'.

Todo ello supone, a su juicio, el incumplimiento más grave que se ha producido hasta ahora del acuerdo programático que firmaron hace un año, en el que se incluía específicamente el compromiso de desarrollar una ley Trans. Por ello, avisan de que no van a dejarlo pasar y de que, si hace falta, lo pelearán "por la vía de los hechos" aunque sin aclarar en qué se traducirá.