El Partido Popular (PP) recibió este jueves fuertes críticas de las otras formaciones del centro-derecha por el acuerdo sobre RTVE y la negociación para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Las más ácidas provinieron desde las filas de Vox, pero en Génova descartan que pactar con Pedro Sánchez vaya a pasar factura a los 'populares' en su particular batalla con la formación de Santiago Abascal.

"La sociedad española está a favor de los pactos de Estado. En estos momentos de crisis, penaliza la incapacidad de ponerse de acuerdo. La gente no entendería el enquistamiento", subrayan fuentes del PP consultadas por Vozpópuli en referencia al Poder Judicial, cuya renovación está pendiente desde hace dos años y medio.

En la sede nacional del PP recuerdan que el pacto de los jueces "no es novedoso", sino que se remonta desde el primer relevo a mediados de la década de los ochenta. Además, hacen hincapié en que la renovación del CGPJ es un "asunto vidrioso" para la gente de la calle al tratarse de una transacción entre partidos sobre figuras de la judicatura.

"Debate político, no social"

El sociólogo y presidente de la empresa demoscópica GAD3, Narciso Michavila, coincide en que el común de los españoles no entiende de estos asuntos judiciales. "Lo que más preocupa es si los negocios abren, si suben la persiana o si va a haber ERE en los próximos días o meses", subraya a este periódico.

De ahí que se trate "de un debate político, no social" que, una vez que se anuncie, desaparecerá del subconsciente de los votantes, tanto de aquellos próximos a Vox como del resto de críticos con este acuerdo 'cocinado' por los dos principales partidos, PP y PSOE.

"Tiene mucho más impacto lo que ha ocurrido en Cataluña" con las últimas elecciones autonómicas o en las jornadas de violencia callejera tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, en opinión de Michavila. "Tanto el PP como el PSOE, hagan lo que hagan siempre habrá un coste o beneficio, pero en este caso no se entendería que no se pusiesen de acuerdo", concluye.

Las críticas de Vox al PP

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, fue la más incisiva de su partido contra la negociación a varias bandas entre PP y PSOE, una "vergüenza" a su juicio porque ambas formaciones están unidas "por la corrupción" y su "interés de controlarlo todo para que no les salgan las vergüenzas".

"Es terrible que sigan manejando todo y atentando con temas fundamentales como la independencia de los jueces y la neutralidad que tendrían que tener los medios de comunicación", advirtió en una entrevista en Onda Madrid.

Desde los escaños de Vox se mofaron del PP con un "¡qué se besen, qué se besen!" como si estuvieran en un banquete de boda

La diputada nacional del PP y portavoz de su grupo en la Comisión de RTVE, Macarena Montesinos, acusó a Vox de montar "numeritos cutres" y querer "amordazar a la prensa libre", al tiempo que defendió el acuerdo como una salida para poner fin a la actual etapa de RTVE y "recuperar el servicio público". Desde los escaños de Vox se mofaron de sus palabras con un "¡qué se besen, qué se besen!" como si estuvieran en un banquete de boda en vez del hemiciclo.

Desde Ciudadanos, su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, también criticó que su formación se haya quedado sola denunciando el reparto de los vocales del CGPJ entre distintos partidos y reclamando que sean elegidos por jueces y magistrados en vez de por los políticos.

El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal. EFE

Bal quitó importancia al debate sobre si en ese órgano habrá o no jueces nombrados por Podemos, o en su caso por partidos socios del Gobierno, algo que dependerá del pacto que alcancen el PSOE y el PP. "El sistema que hay que seguir es uno en el que no estén ni el PP, ni el PSOE, ni Podemos, ni Esquerra, ni el PNV, ni Vox, ni nadie. Que estén los mejores (vocales), elegidos directamente por jueces y magistrados, que son los gobernados y los afectados por las decisiones" del CGPJ, defendió este antiguo abogado del Estado.

Por ello, lamentó que el PSOE, el PP y otras formaciones políticas "se quieran repartir el Estado sin ninguna vergüenza", como han hecho ya al pactar los nombramientos en el Consejo de Administración de RTVE y como cree que harán también con el órgano de gobierno de los jueces, el Defensor del Pueblo y el Tribunal Constitucional.