El acuerdo entre PSOE y PP sobre las renovaciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Consejo de RTVE y el Defensor del Pueblo tiene todos los ingredientes para ser inminente, gracias a un escenario político mucho más despejado que en los últimos meses y que los dos principales partidos quieren aprovechar. Para más de uno de los implicados en la negociación, es ahora o nunca.

El hecho que hayan pasado las elecciones catalanas y que las siguientes -las de Andalucía- no estén previstas hasta diciembre de 2022 despeja el escenario para la búsqueda de un acuerdo que enfadará al resto de partidos, pero que es el único viable en el Congreso de los Diputados ya que se necesitan 210 diputados que lo avalen. Es decir, 3/5 partes del hemiciclo.

La 'fumata blanca' bipartidista se puede anunciar en la tarde de este martes o a lo largo del miércoles, pues el jueves es la primera votación en la Cámara baja para la renovación de RTVE y en ese momento ya se tendría que conocer el acuerdo.

La llamada de Sánchez a Casado

Además, los actos conmemorativos del 23-F de este martes, con motivo del 40 aniversario del golpe de Estado y cuyo acto central en el Congreso estará presidido por el rey Felipe VI, será un raro momento de concordia nacional que puede propiciar el pacto 'a tres bandas' entre 'populares' y socialistas.

El primer indicio de que tanto PSOE como PP querían desenredar la madeja de los bloqueos se produjo al día siguiente del 14-F, cuando Pedro Sánchez llamó a Pablo Casado para desbloquear la negociación. El PP insistió en que no tenía nada que negociar con la parte morada del Gobierno de coalición.

Pero a diferencia de otras ocasiones, esta vez desde Génova se indicó que “parece que el PSOE está dispuesto” a ello y a meter en el mismo saco las otras negociaciones institucionales, como el Consejo de RTVE o el nombramiento de Ángel Gabilondo como Defensor del Pueblo.

El CGPJ paraliza nombramientos

Sobre el CGPJ, este lunes se conoció la decisión de su presidente, Carlos Lesmes, de retirar del orden del día de su pleno del próximo jueves los nombramientos de plazas clave en la carrera judicial. Esta disposición, adelantada por Vozpópuli, se debe a las negociaciones avanzadas ente PP y Gobierno para renovar el órgano de gobierno de los jueces, según fuentes conocedoras de la situación.

Lesmes tenía la competencia de retirar esas designaciones del orden del día e hizo valer esa potestad para eliminar estos polémicos nombramientos a los que se opone el Gobierno desde hace semanas debido a la interinidad del Consejo, de mayoría conservadora y en funciones desde hace más de dos años.

En cuanto al puesto de Defensor del Pueblo, el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, es el candidato del Gobierno para ocuparlo. El PSOE da por hecho que el exministro de Educación ocupará el cargo, pero cree que el acuerdo se demorará varias semanas. Cuando eso ocurra, los socialistas elegirán un nuevo portavoz para liderar la oposición a Isabel Díaz Ayuso. El nombre en todas las quinielas es el de José Cepeda

Las votaciones para RTVE

Mientras, Rosa María Mateo apura sus últimos días al frente de RTVE y lo hace tras dos años y medio complejos. Los cambios que realizó en la corporación pública durante sus primeras semanas merecieron el calificativo de “purga” y eso provocó que haya tenido siempre enfrente a la oposición parlamentaria.

El proceso de renovación de la cúpula de RTVE se ha extendido durante mucho más tiempo de lo esperado. De hecho, Mateo fue nombrada para tres meses, pero ya ha sobrepasado los dos años y medio. El ciclo terminará en breve, pues, según explican fuentes parlamentarias, se espera que su inquilino llegue a la corporación el próximo mes.

La directora de RTVE, Rosa María Mateo.

Será entonces cuando el Congreso y el Senado hayan elegido a su sustituto. El plan que tienen en la cabeza los grupos pasa por elegir este jueves a seis de los diez vocales del Consejo de Administración y, en una o dos semanas, seleccionar a los otros cuatro.

La primera votación tendrá lugar en la Cámara Baja y, la segunda, en la Alta. La previsión -explican estas fuentes- para la próxima semana es que cada partido elija seis nombres de la lista de 87 aspirantes y que cada diputado los introduzca en la urna. Los seis más votados lograrán un puesto en el Consejo.

Candidaturas para suplir a Mateo

Lo mismo ocurrirá en el Senado, previsiblemente durante los primeros días de marzo. Ahí se elegirán los otros cuatro puestos del Consejo. Cuando se sepa su composición definitiva, el Congreso votará al presidente, que se designará a iniciativa de Ferraz, tras un pacto que previsiblemente incluirá al Partido Popular, pero para el que hacen falta 176 diputados. Y eso el PSOE lo tiene garantizado.

Pese a que los candidatos han tenido que someterse a un concurso público y se ha vendido la idea de que el proceso está totalmente despolitizado, lo cierto es que los asientos del Consejo han sido negociados en las semanas anteriores. El PSOE designará a cuatro vocales, el PP, a tres; Unidas Podemos a dos y se espera que el último puesto pueda ir para Ciudadanos. Vox ha sido excluido del pacto.

La negociación del Consejo no ha sido sencilla. Básicamente, porque los consejeros de RTVE tienen un sueldo de 900 brutos al mes y están sometidos a un régimen de incompatibilidades que les impide desempeñar diversas tareas en las empresas de la competencia. Por tanto, hay un número nada desdeñable de candidatos a los que no les interesa ejercer de 'consejero raso'.

Otra cosa es la presidencia, a la que le corresponde un sueldo muy superior, que oscila entre los 150.000 y los casi 200.000 euros, según los objetivos conseguidos. Fuentes parlamentarias insisten en que en política nunca se puede dar nada por supuesto hasta que no se realice la votación, pero las conversaciones mantenidas entre los partidos invitan a pensar que para sustituir a Rosa María Mateo se elegirá a Isabel Raventós -que promovió el PSOE la pasada primavera, como contó Vozpópuli- o, en todo caso, José Manuel Pérez Tornero, que es el favorito de Podemos y que tiene simpatías en una parte del PSOE.

También ha contado con algunos apoyos -como el de la Academia de Televisión- Francisco Moreno, director general de la televisión autonómica canaria; sin embargo, su candidatura nunca ha tenido la misma fuerza que la de los otros dos aspirantes.