Nervios en el Partido Popular de Murcia en vísperas de que este miércoles empiece el debate de la moción de censura con el discurso de Ana Martínez Vidal, hasta el punto de que la formación de Fernando López Miras tiene sospechas de que el PSOE y Ciudadanos estén negociando dar una consejería al grupo de los tres diputados expulsados de Vox que son determinantes para que haya un gobierno de socialistas y naranjas, según indicaron fuentes populares a Vozpópuli.

Dichas sospechas se basan en la decisión de este grupo de díscolos de Vox, que siguen manteniendo grupo parlamentario en la Asamblea de Murcia pese a haber sido expulsados de la formación de Santiago Abascal, de no desvelar el sentido de su voto hasta el jueves, cuando se votará si sale adelante o no la moción de censura.

Las citadas fuentes subrayan que, a pesar de que el PSOE y Ciudadanos dicen formalmente que no van a negociar nada con Vox en Murcia, en la práctica sí lo están haciendo con estos tres diputados en concreto ya que consideran que no forman parte del partido de Abascal desde el momento de su expulsión.

Ciudadanos fue el primero en entablar contactos con estos tres exdiputados de Vox -solo hay un cuarto representante que es fiel al partido de Abascal- el mismo día que se supo del acuerdo del PP con tres diputados de Ciudadanos para mantener en pie al Ejecutivo de López Miras.

Llamadas de teléfono en Murcia

El diputado Juan José Liarte recibió el pasado viernes dos llamadas, una primera de la propia Martínez Vidal, y una segunda del diputado de la formación naranja, Juan José Molina, que es la persona que ha coordinado la moción de Cs junto con el PSOE.

Su compañero Francisco Carrera también reconoció que había mantenido conversaciones con Vidal después de que ella les hubiera llamado para ofrecerles un pacto y fuentes del grupo de los díscolos de Vox aseguraron inicialmente a Vozpópuli que Liarte, Carrera y la tercera diputada, Mabel Campuzano, se encontraban "deliberando" la propuesta.

Composición del nuevo Gobierno de Murcia de López Miras.

El portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, apeló el sábado además al "voto en conciencia" de los 45 diputados de la Asamblea murciana para que se sumen a la moción de censura, tras subrayar que los tres diputados expulsados de Cs se habían "vendido" por cargos y dinero gracias a "conductas mafiosas" del PP.

El PSOE murciano, dirigido por Diego Conesa, ha hecho suyo esta apelación al voto en conciencia ante la dicotomía entre "regeneración o corrupción" pues la situación política en Murcia es "insostenible", según indica en un tuit subido este mismo martes.

El propio Conesa ha indicado que "la coherencia es muy importante en política" y recordó que el llamado 'pin parental' es una "censura educativa inadmisible", al comprobar que es una de las peticiones que reiteraron estos tres parlamentarios expulsados de Vox a la hora de apoyar la moción.

Un síntoma, a juicio de las fuentes del PP de Murcia, que la consejería en juego podría ser la de Educación. Fuentes del Ejecutivo regional indicaron a este periódico que no les consta estos posibles contactos entre PSOE y Cs con los tres exdiputados de Vox.

"En esta Región se ha perpetrado el mayor caso de corrupción política de España. El PP ha comprado votos y voluntades, y ha vendido la Región. Pero combatir la corrupción política es cosa de todos en una sociedad democrática avanzada", subrayó Conesa ante una situación en la que "la corrupción, las redes clientelares y los abusos de poder la asfixian".