El tiempo se agota para el todavía alcalde de Granada Luis Salvador. A pesar del respaldo oficial de su partido a nivel nacional, escenificado este viernes tras el Consejo General de Ciudadanos, presidido por Inés Arrimadas y celebrado en Madrid, su socio de gobierno en la capital de la Alhambra, el Partido Popular, está dispuesto a dejarle en minoría y abandonar el Ejecutivo local si no dimite en los próximos días.

Fuentes de la dirección regional del PP andaluz, consultadas por Vozpópuli, no creen que la situación forzada por el partido naranja, al cerrar filas con Salvador "aguante mucho". De hecho, van más allá al dar como "muy probable" que los concejales populares pasen a la oposición, "si él no hace ningún movimiento", en alusión a la dimisión del alcalde para dejar paso a un sucesor del Partido Popular. Como ya es sabido, Génova y la dirección regional coinciden en postular como primer edil a Luis González. El problema es que el exedil conservador Sebastián Pérez, ahora no adscrito, sólo acepta como futuro regidor al también popular Francisco Fuentes.

Acuerdo con el PP

A su salida del citado órgano de dirección nacional de Cs el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, ha asegurado a los periodistas que "en Granada hay un alcalde, que es Luis Salvador, y en esa posición es en la que estamos" porque, ha incidido, "hay un acuerdo firmado con el Partido Popular para que él sea alcalde durante cuatro años", ha zanjado tras asegurar que que la crisis de Granada no se había tratado como "tema concreto" en el cónclave presidido por Arrimadas.

Como ya es sabido, el que fuera candidato a la alcaldía por el PP en 2019, Sebastián Pérez, viene defendiendo desde antes de abandonar la formación la famosa tesis del "2+2", en referencia a lo que liberales y conservadores pactaron tras los últimos comicios municipales, que fue repartirse el cargo de alcalde a mitad de legislatura, por lo que el cambio tendría que producirse el próximo 14 de junio. La abrupta salida de Pérez, al darse de baja en el partido, ha provocado que la dirección provincial de su expartido, así como la nacional y la regional, hayan terminado aceptando que Salvador debe dejar el cargo en favor de un edil 'popular'.

Si en los próximos días los 6 concejales granadinos del PP cumplen su amenaza, Cs se quedaría con 4 ediles gobernantes (uno de ellos el alcalde), frente a los 10 del PSOE (lista más votada en 2019) y 3 de Vox, los mismos que tiene Unidas Podemos, así como el mencionado no adscrito, Salvador Pérez.

En el pleno para elegir a un nuevo primer edil se necesitan en torno al candidato 14 votos (mayoría absoluta). De no lograr tal suma de apoyos el candidato del PP, sería de forma automática nuevo alcalde Francisco Cuenca, como partido más votado hace dos años. El alcaldable popular tendría que contar con los votos de Cs, el propio Pérez, así como los tres ediles de la formación de Santiago Abascal.

Sebastián Pérez ya le hizo una seria advertencia a su ya expartido: "busquen los catorce votos, porque de lo contrario los buscaré yo", en alusión a una no descartable moción de censura contra Luis Salvador en la que tendría que aliarse con el PSOE y Unidas Podemos, algo que Génova pretende evitar a toda costa. No obstante, si algo tiene claro Pérez es que "el próximo alcalde de Granada se llamará Paco", en referencia a su preferido del PP, Francisco Fuentes, o el socialista apellidado Cuenca, que ya fue alcalde de la ciudad.