24 horas después del anuncio que hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la conformación de su nuevo Gabinete, las críticas continuaron desde las filas del Partido Popular y Ciudadanos. Para estas dos fuerzas políticas esta remodelación hecha por Sánchez solo demuestra su propia debilidad, pues varios de los ministros defenestrados eran parte de su círculo cercano.

"Carnicería en el PSOE"

Para el presidente del PP, Pablo Casado, quien se encontraba este domingo en Ermua (Vizcaya) "cuando cambias a siete ministros, a tu núcleo duro, a quienes te hicieron presidente, eso lo hace quien sabe que va muy mal".

Casado, quien ha participado en la clausura de la primera Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco de Nuevas Generaciones celebrada en homenaje al joven edil del PP en este municipio secuestrado y asesinado por ETA hace 24 años, ha tildado de "carnicería en el PSOE" los cambios en el Ejecutivo.

El líder de los populares, acompañado en el acto por el portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, Jose Luis Martínez-Almeida; el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, y la presidenta de NN.GG, Beatriz Fanjul, ha subrayado que "el Gobierno es un barco que hace aguas y Sánchez está tratando de soltar lastre por la borda, sin darse cuenta de que el mayor lastre para España es él".

"Cuando echas a tus amigos a la calle, el problema no son ellos, eres tú y eres el que te tienes que ir", ha señalado Casado. Además, ha pedido a Sánchez que convoque elecciones para que los españoles puedan elegir un nuevo ejecutivo. 

"A nadie se nos va a olvidar los indultos"

Por otra parte, el vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal, desde su sede en Madrid, ha defendido este domingo que al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "no le va a salir bien" la estrategia de remodelar su gabinete porque "no nos va a engañar" y "a nadie se nos van a olvidar los indultos".

"España es un país fuerte, Sánchez pasará y España se levantará", ha sostenido Bal, que, en una comparecencia ante los periodistas ha comparado la crisis de Gobierno con un "intercambio de cromos", donde cambian las caras, pero sigue el mismo álbum, "propiedad de Podemos, Esquerra y Bildu".

"No nos va a engañar. A nadie se nos va a olvidar los indultos, a nadie se nos va a olvidar la mesa de la vergüenza, a nadie se nos va a olvidar que se está reivindicando la celebración de un referéndum consultivo para ratificar los acuerdos (...) no se nos va a olvidar los ataques a la separación de poderes, al Tribunal de Cuentas, o el desarme que se pretende de las potestades de ejecución del Tribunal Constitucional", ha advertido Bal.

El partido de Inés Arrimadas sostiene además que la remodelación del Gobierno muestra que Sánchez "carece por completo de poder con respecto al ala morada" y vaticinan que, a pesar de la salida de Pablo Iglesias, se repetirá "el mismo vodevil" de "un Gobierno compuesto por dos gobiernos" que se pelea y compite por "quién se pone la medalla".