España

El PP deja sola a Álvarez de Toledo con su gobierno de concentración sin Podemos

Génova evita secundar la propuesta de su portavoz en el Congreso, quien lleva varias semanas reclamando la unión del constitucionalismo y que se aísle a la formación de Pablo Iglesias

La diputada 'popular' Cayetana Álvarez de Toledo interpela a la vicepresidenta Carmen Calvo.
La diputada 'popular' Cayetana Álvarez de Toledo interpela a la vicepresidenta Carmen Calvo. EFE

La portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, sigue clamando en el desierto por un gobierno de concentración en el que no esté Podemos. La dirección de su partido se pone de perfil y evita secundar dicha iniciativa, según varios dirigentes populares consultados por Vozpópuli.

En el PP se sigue con cierta incomodidad la reiteración de Álvarez de Toledo con esta petición, que pasaría por formar un ejecutivo con miembros del PSOE, PP, Ciudadanos e, incluso, Vox. Tal y como indicó a ABC en una entrevista a principios de junio, Podemos es el único de los cinco grandes partidos que es "anticonstitucional" mientras que en su propuesta de un gobierno de concentración caben todas aquellas personas que quieran "sumar fuerzas" en la defensa "del orden del año 78", fecha en la que se aprobó la Constitución.

"La disgregación de quienes lo defendemos sólo da fortaleza a quienes lo quieren destruir", advirtió en dicha entrevista Álvarez de Toledo, quien esta semana volvió insistir en que lo que tiene que hacer Pedro Sánchez es romper con su socios de gobierno e investidura para formar "un Gobierno de Concentración Constitucionalista", una fórmula que en su opinión sería bien acogida en la UE.

Álvarez de Toledo se ha mostrado "muy partidaria" de dicha posibilidad en un momento en el que Sánchez es "el responsable máximo y fundamental de la degradación institucional y civil" que vive España. En su opinión, el jefe del Ejecutivo es "el principal obstáculo" para lograr ese alambicado acuerdo.

La iniciativa de la 'número dos' del PP en el Congreso de los Diputados se asemeja mucho a la propuesta que lanzó la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tras el 10-N y antes de que PSOE y Podemos formasen gobierno. Fue la llamada 'vía 221' por la suma de diputados del PSOE (120), PP (89), Cs (10) y UPN (2), pero Casado mostró muy poco entusiasmo en ese momento. Un hecho que Pablo Sarrión, uno de los asesores de Arrimadas en Cs, afeó en las redes a Álvarez de Toledo:

La portavoz del PP en la Cámara baja apenas ha tenido presencia mediática en las últimas semanas. No estuvo presente en las campañas electorales de Galicia y el País Vasco, un hecho que coincidió con el descenso de la actividad parlamentaria en julio.

Sobre lo primero, fue la única de las portavoces de los grandes partidos que no estuvo en mítines gallegos, según La Voz de Galicia. Conocidas son sus discrepancias con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijóo, quien intentó convencer a Pablo Casado para que no la eligiera su 'mano derecha' en la Carrera de San Jerónimo.

En el PP hay dirigentes que aún no han digerido el portazo que Álvarez de Toledo dio a Mariano Rajoy cuando los populares estaban en el poder. Fue a finales de 2015 y ella tomó esa decisión por la supuesta inacción del presidente del Gobierno ante el desafío independentista. Luego vino el intento de Ciudadanos de ficharla y su regreso al PP de Casado. Pero las cicatrices aún no han cerrado.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba