El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido la reactivación del debate sobre el nuevo estatus en el Parlamento Vasco y, tras asegurar que ello "no amenaza la estabilidad y convivencia" ha añadido que "su negación o demonización conduce a callejones sin salida". Urkullu ha asegurado que, "además de cumplido", el estatuto "debe ser actualizado" y se ha comprometido a "ensanchar al máximo el acuerdo"

Durante su intervención en el pleno de control que este viernes se desarrolla en el Parlamento vasco y, en respuesta a una pregunta del presidente del grupo PP+cs, Carlos Iturgaiz, sobre la reactivación del debate sobre el "pretendido nuevo estatus político" y su impacto sobre la convivencia, Urkullu ha afirmado que su responsabilidad como lehendakari es "apoyar el autogobierno".

Tras recordar que el Estatuto de Gernika es una ley orgánica "aún sin cumplir" ha añadido que "hablar, debatir, negociar y elaborar consensos es tarea de la política". "Este Parlamento es el foro del debate político y es de gran utilidad para poner en marcha el debate sobre el estatus político futuro de Euskadi, es una tarea y responsabilidad de todos nosotros", ha asegurado.

Por ello, ha defendido "la idea de reactivar este debate político aquí y ahora, en este Parlamento, donde reside la soberanía, ahora, en un momento de transformación global".

"Los debates no amenazan la estabilidad ni la convivencia. La imposición o la negación del diálogo sí provocan problemas. La normalización del debate y la negociación política es una profundización de la democracia, su negación o demonización conduce a callejones sin salida", ha manifestado.

Ante estas esta palabras y tras admitir a Urkullu que "está claro que usted quiere el debate sobre el Estatuto", le ha emplazado a explicar "qué tipo de debate desea" y le ha recordado que, con sus últimas declaraciones, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha pretendido "seguir la ola catalana". A su juicio, una vez superados los peores momentos de la pandemia, los nacionalistas "han sacado el debate a pasear".

Además, le ha indicado que el PSE, su socio de Gobierno, "no quiere saber nada del tema si el nuevo estatuto va por determinados derroteros, mientras EH Bildu "ha reclamado los derechos de autor de ese bodrio que llegaron a encajar la pasada legislatura".

"Queremos saber si usted mirará para otro lado y dejará discurrir el debate de la mano de Bildu, en la busca de la ruptura, o si defenderá la convivencia, el entendimiento entre vascos que la Constituición y el Estatuto han hecho posible", ha emplazado.

Para Iturgaiz, el tema del nuevos estatus "es viejo, tan viejo como el Plan Ibarretxe". Además, le ha recordado que la actual sociedad es "la menos independentista de las últimas décadas" y el "espejo catalán ha dejado claro" lo que puede ocurrir con "una deriva como esa".

"Ahora queremos saber con quién va a estar usted. La mayoría de los vascos queremos que esté con la convivencia de la sociedad vasca y no con la ruptura y el enfrentamiento entre vascos", queremos que esté con la convivencia y no con la ruptura", ha indicado.

Anclado en el pasado

El lehendakari ha acusado a Iturgaiz de "seguir anclado en el pasado" y ha apuntado las transformaciones "profundas", transcurridas dos décadas del siglo XXI. "En este contexto, cualquier país debe plantearse las herramientas con que cuenta para adaptarse a un mundo cambiante, a un proceso de transformación", ha añadido.

Tras preguntarle si considera todavía que el Estatuto "está cumplido" o que a Euskadi no le corresponde "más transferencias" del Estatuto de Gernika, Urkullu ha dicho que, "además de cumplido", el estatuto "debe ser actualizado" porque "el pueblo vasco no renuncia a los derechos que le puedan corresponder en virtud de su historia, que podrán ser actualizados de acuerdo con lo que establezca el ordenamiento jurídico".

"Por nuestra parte, haremos todo lo posible para ensanchar al máximo ese nuevo acuerdo. Más y mejor autogobierno es sinónimo de estabilidad y convivencia. Contribuirá a seguir mejorando el bienestar y las condiciones de vida de nuestra sociedad. Para eso ha de servir el debate sobre la actualización de nuestro autogobierno", ha señalado.

El lehendakari ha advertido a Iturgaiz de que "lamentaría que se quedaran fuera de este proceso, anclados en el pasado". Por ello le ha invitado a "defender un ideario y buscar las coincidencias".