El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado este jueves su plan 'España 2050' como la oportunidad de iniciar una nueva Transición en España. Sánchez ha invitado a partidos, instituciones públicas y privadas a sumarse a este diálogo para abordar los retos que afrontará el país en los próximos 30 años. Y ha anunciado que el informe se trabajará en mesas sectoriales en las comunidades autónomas para enriquecerlo.

"Este Gobierno como los que vendrán en el futuro tenemos aspiraciones al menos igual de ambiciosas que las que tuvieron hace 40 años nuestros padres y nuestras madres. Por eso hace falta una visión de Estado, y no de Gobierno", ha dicho Sánchez.

"La pregunta es si tiene sentido hoy hablar de la España que queremos dentro de 30 años. Tiene el mismo sentido que que tenía para la generación de la Transición. Precisamente porque nos preocupa nuestro tiempo nos preocupa y nos ocupa la España del 2050", ha añadido.

'España 2050', la nueva Transición

El acto celebrado en el Museo Reina de Sofía de Madrid se ha revestido con la liturgia de las grandes ocasiones. Varios oradores de distintas edades han precedido en el uso de la palabra a Sánchez, que ha cerrado la presentación. El presidente ha querido iniciar con este informe un nuevo tiempo político. La pandemia del coronavirus va quedando atrás a medida que avanza la vacunación. Y el jefe del Ejecutivo trata de recuperar algo de iniciativa tras el batacazo electoral del PSOE en Madrid el pasado 4 de mayo.

El estudio España 2050. Fundamentos y propuestas para una Estrategia Nacional de Largo Plazo es el proyecto más ambicioso del Gabinete de la Presidencia, que dirige Iván Redondo. El informe, con más de 600 páginas si se incluyen los anexos, hace un análisis a futuro. Y propone 50 actuaciones de cara a esa fecha del 2050. Sánchez ha vendido estas reformas como palanca para iniciar una nueva Transición en la que los españoles compartan un proyecto común.

"El objetivo es alcanzar esa visión compartida de una nueva España hacia la que queramos caminar juntos (...) Pensar en una España mejor para el futuro, para que esa aspiración nos haga mejores también en el presente”, ha dicho.

Las propuestas recogen, por ejemplo, la jornada laboral de 35 horas a la semana. Y el reconocimiento de que hará falta acoger más inmigrantes para poder pagar las pensiones. El documento hace recomendaciones en materia educativa o ecológica. Y advierte de las desigualdades que pueden producirse si continúa el éxodo del campo a la ciudad. El documento no aborda análisis ni soluciones a los desafíos planteados por el nacionalismo y el separatismo.

"Lo que toca es trazar una nueva meta, una nueva visión de España más allá de las urgencias y necesidades inmediatas", ha asegurado el presidente.

Sánchez: optimismo, ilusión, confianza

Optimismo, ilusión y confianza son los conceptos que más repetido el presidente. Sánchez ha dicho que los españoles tendemos a ser excesivamente pesimistas y duros con nosotros mismos, Por eso, ha dicho, es más necesario que nunca mirar al futuro "con ilusión".

España pretende decirle al mundo, y decirnos a nosotros mismos, que queremos estar a la vanguardia de esa transformación. Que conocemos los desafíos que traerá el porvenir, y que nos declaramos capaces y dispuestos a abordarlos y a superarlos, haciendo de las próximas décadas una nueva historia de éxito de nuestro país", ha dicho.

Sánchez ha asegurado que España iniciará “un gran diálogo nacional sobre el futuro”. El presidente lo ha definido como un "proceso de abajo a arriba, que durará varios meses y tendrá lugar en las 17 comunidades y en las 2 ciudades autónomas". La idea es que las principales administraciones públicas, empresas, patronales, sindicatos, universidades, think tanks, fundaciones, ONG, asociaciones y partidos políticos se sumen a este diálogo, pero no se han dado detalles de cómo se piensa organizar este diálogo.