Albert Rivera contempla apoyar la moción de censura del PSOE si Pedro Sánchez anuncia que el único punto de su programa electoral es una fecha del 2018 para la celebración de elecciones anticipadas. El paso que medita Ciudadanos supone un giro a su estrategia inicial a 24 horas de que se inicie el debate en el Congreso. El cambio es sutil pero suficiente. Lo que a principios de esta semana era un “no” rotundo se ha transformado en un “ya veremos”, que abre a Sánchez las puertas de la Moncloa.

La salida a la crisis política que detonó la sentencia del caso Gürtel vive sus horas decisivas. Y decisiones de último momento, como el inminente levantamiento del 155 en Cataluña, añade más incertidumbre a la ecuación. Ciudadanos insiste en reclamar a PP y PSOE un nuevo 155, que no es incompatible, dicen, con un "final ordenado" de la legislatura. La formación naranja mantiene que el mandato del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está acabado por la "crisis de institucional y de confianza" que ha provocado la condena por corrupción al partido en el Gobierno.

Según ha sabido Vozpópuli, Rivera reunió este martes a su grupo parlamentario en la sede de Ciudadanos en Madrid para abordar la estrategia del partido. La reunión fue secreta y contó con la participación de otros miembros de la Ejecutiva naranja que no son diputados. Estos encuentros pueden ser abiertos o cerrados a los medios de comunicación, pero lo normal es que se celebren en el Congreso de los Diputados, especialmente en un día de Pleno como el de ayer (martes). Fuentes del partido naranja dijeron que no se ocultaban y que el lugar y la hora de la reunión se habían fijado hace días. La sede de Ciudadanos está a unos 5 kilómetros del Congreso.

Si hay fecha, el escenario cambia

El encuentro empezó pasado el mediodía y finalizó poco antes de las tres de la tarde. Ciudadanos no ha cambiado oficialmente su rechazo a la moción del PSOE. El partido se mantiene en el No a Sánchez. Pero hay diferencias de matiz con respecto al discurso que Rivera hizo el lunes. El líder naranja ofreció un final ordenado de la legislatura a Rajoy a cambio de elecciones en otoño, dijo no a Sánchez y propuso una moción con candidato instrumental para ir a las urnas si el presidente del Gobierno no se va y Sánchez pierde la moción. El secretario general del PSOE ofreció a los grupos "consensuar" la convocatoria de las elecciones. La respuesta que llega ahora de Ciudadanos es que si el PSOE pone encima de la mesa una fecha concreta para esas elecciones, “el escenario cambia”.

“Los dos escenarios (apoyar o rechazar la moción) son posibles ahora mismo”, dicen desde las filas naranjas.

La negociación entre el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, está en marcha. Ciudadanos exige al PSOE que su moción tenga un único punto en su programa de gobierno: la convocatoria electoral. La fecha de los comicios sería entre septiembre y diciembre, tal y como sugirió Rivera. Ciudadanos pide también que se respete tanto el Presupuesto, pendiente del trámite en el Senado, como el artículo 155 en Cataluña. Rivera podría ceder entonces en el último punto de su lista de exigencias y permitir que Sánchez sea la persona que sustituya a Rajoy.

La decisión de Quim Torra de desbloquear la formación de Govern abre un nueva incógnita en este complejo equilibrio de voluntades políticas. Según el Gobierno, el 155 se levanta automáticamente en cuanto los consejeros de Torra, sin los huidos ni encarcelados en sus filas, tomen posesión. Rivera mantiene que el 155 debe extenderse o en su caso aprobar uno nuevo para garantizar los derechos y libertades de los catalanes no separatistas. Para Ciudadanos, el 155 no es incompatible con el final de la legislatura y la cita con las urnas. Otra cosa es que Rivera quiera convertirlo en una línea roja. Rajoy y Sánchez estaban de acuerdo hasta ahora en no aprobar un nuevo 155 hasta que Torra cometa alguna ilegalidad.

Villegas dijo que “a día de hoy” no ha cambiado nada con el PSOE. “La discusión está en para qué se presenta la moción de censura: para gobernar y que el señor Sánchez entre en la Moncloa o única y exclusivamente para convocar elecciones con un candidato instrumental”, señaló Villegas.

Ábalos está al frente de este diálogo multipartito contrarreloj. La fecha de las elecciones está encima de la mesa. Así lo han admitido fuentes de ERC y también el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. El diputado valenciano dijo que el PSOE no puede gobernar el país con 84 diputados y reveló que había pedido a Ábalos que las generales se celebren antes de las autonómicas y municipales de mayo del 2019. Si el PSOE quiere separar ambas citas con un margen de tiempo suficiente, la única opción es que las elecciones tengan lugar en el último trimestre de este año.

La moción de Iglesias

Hay un elemento añadido de presión para el partido naranja. Pablo Iglesias anunció que presentará su propia moción de censura si Sánchez fracasa. El líder de Podemos dijo que será una moción con candidato instrumental y convocatoria electoral inmediata como la que plantea Rivera. El partido morado tiene diputados suficientes para registrar la moción. La formación de Rivera, no.

PSOE y Ciudadanos no tienen ganas de apoyar a Iglesias, pero tendrían muchas dificultades para justificar su rechazo a esta iniciativa. Villegas pidió no adelantar acontecimientos y esperar al resultado de la votación el viernes. El número dos de Ciudadanos reiteró que su prioridad de negociación es el PSOE en caso de una hipotética moción instrumental.