El empresariado catalán ha pedido a ERC y JxCat, socios en el Gobierno de la Generalitat, que utilicen la llave de los Presupuestos en Madrid para facilitar el acceso a los fondos europeos con el fin de que Cataluña pueda afrontar la crisis económica derivada de la pandemia. Pero el Govern no está dispuesto a vincular la negociación sobre las cuentas públicas con la gestión de las ayudas comunitarias.

Fuentes del Departamento de Economía y Hacienda, encabezado por el también presidente en funciones, Pere Aragonès, explican a Vozpópuli que el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado depende de otro "factor", como es el de "ir arreglando la situación política" y cumplir con los "acuerdos de investidura". "La gestión de los fondos y los Presupuestos van en paralelo", remachan.

Desde el grupo parlamentario de ERC en el Congreso concretan que estos acuerdos previos a un eventual respaldo a los Presupuestos se deben basar en llevar a cabo "medidas antirrepresivas" con Cataluña, además de abordar otros puntos de la agenda social en los que coinciden con Podemos y el bloque de la moción de censura. Entre estos, citan la derogación de la ley mordaza y de la reforma laboral o el compromiso en realizar políticas keynesianas. "Es incompatible hacer unos Presupuestos con ERC y Cs en la ecuación", advierten.

Como avanzó Vozpópuli, el Ejecutivo catalán está confeccionando su comité de expertos para los fondos de recuperación, que dará a conocer en los próximos días, y no quiere mezclar el acceso a estos estímulos europeos con las cuentas públicas. Especialmente, cuando su posición en esta cuestión fue siempre de mínimos al aceptar que fuera Moncloa quien supervise los proyectos para recibir los fondos.

No niegan que el Govern ha recibido presiones de los agentes sociales para alcanzar un acuerdo con el Gobierno central sobre los Presupuestos, pero que hasta que "no tengan una primera idea de en qué dirección irán" no se pueden comprometer a apoyarlos.

La patronal catalana, Foment del Treball, fue una de las primeras voces en posicionarse a favor de unos presupuestos transversales y a lanzar un llamamiento a JxCat, ERC y PDeCat para que faciliten su aprobación.

El presidente de Empresaris de Catalunya, Carlos Rivadulla, también se ha sumado a esta petición. "Es el momento de aprobar los Presupuestos para dar un enorme impulso para recibir los fondos europeos. Hay que pedir sensatez. La polarización perjudica a la recuperación", explica a este medio.

El empresariado catalán también apela a Ciudadanos para rubricar estas cuentas públicas. Pero ni ERC ni la formación naranja están dispuestos a unirse en esta materia. Si los de Oriol Junqueras excluyen tajantemente esta opción, Arrimadas evita hablar de vetos pero sí pide a Pedro Sánchez elegir entre "dos vías". La de unos Presupuestos con EH Bildu y ERC que conllevarán "contrapartidas políticas" o la de unos "presupuestos sensatos y moderados" que cuenten con su apoyo.

ERC no hará más concesiones

El horizonte electoral catalán también dificulta una entente transversal. ERC quiere llegar a las elecciones con "compromisos" y "acuerdos" con Pedro Sánchez, como fue en su momento la Mesa de Diálogo entre gobiernos. Si con "Podemos hay mucha sintonía" -explican- muestran sus reservas con el PSOE y las probabilidades de que "negocien con Cs" a sus espaldas.

ERC considera que muchas cuestiones del acuerdo de investidura no se han cumplido y temen que JxCat pueda aprovecharlo para criticar su estrategia posibilista de cara a los comicios. En este sentido, no están dispuestos a respaldar las cuentas públicas si antes no se avanza en sus demandas políticas. Y saben que ello pasa por no sucumbir ni a presiones de empresarios ni a dejar que se vincule la gestión de los fondos europeos a los Presupuestos.