La reelección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno marca un punto de inflexión en el curso político de nuestro país. Superada la investidura, se abre en España un nuevo ciclo marcado por la entrada de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros, del que será el primer Ejecutivo de coalición de la democracia. La noticia no ha pasado desapercibida en gran número de medios internacionales, que le están dedicando un hueco en sus portadas digitales.

"El grupo anti-austeridad". Así califica el medio británico The Guardian a Podemos, del que destaca que logra entrar en el Gobierno que liderará Sánchez. El diario destaca que será el primer Ejecutivo de coalición "en 80 años", así como el "estrecho" margen que lo ha hecho posible. En este sentido, The Guardian destaca el papel clave que ha jugado el partido "pro independencia" ERC, y señala que acordó con el PSOE su abstención en la votación tras el compromiso de Sánchez a "encontrar una solución al 'conflicto político'. 

La BBC califica a la formación de Pablo Iglesias de "extrema izquierda", y destaca asimismo en su información la "estrecha" mayoría que ha permitido la designación del candidato socialista como nuevo presidente del país.

El diario francés Le Figaro subraya también en su noticia la "extrema precisión" de la votación, cuyo éxito se habría truncado si un sólo diputado rompía la disciplina de voto impuesta por partido. El diario destaca, asimismo, que la puesta en marcha del nuevo Gobierno pone fin a ocho meses de parálisis política. El periódico Le Monde anticipa una legislatura "complicada" para Pedro Sánchez, y destaca su acuerdo de coalición con la "izquierda radical" de Podemos.

El italiano La Repubblica insiste en el fin de la parálisis política, y destaca el inicio de la "coalición progresista" liderada por PSOE y Podemos. Recuerda, asimismo, que el acuerdo no habría sido posible sin la abstención de los "activistas independentistas catalanes" de Esquerra.

Fuera de Europa, medios como The New York Times apuntan en la misma línea, y señala que se trata de un "Gobierno minoritario frágil de partidos de izquierda", y cuyo devenir puede depender de la "disputa separatista en Cataluña".