El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido este domingo su cuarta reunión por videoconferencia con los diferentes presidentes autonómicos para abordar la crisis del coronavirus. En las más de tres horas de encuentro telemático, Sánchez ha solicitado a los distintos dirigentes regionales una lista de infraestructuras donde poder alojar a contagiados por el coronavirus que permanezcan asintomáticos, con la vista puesta ya en el plan que prepara el Gobierno para un progresivo levantamiento de las restricciones una vez se den por controlados los contagios.

En este sentido, el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, ha apoyado "la necesidad" de prorrogar el estado de alarma hasta el 26 de abril como anunció Sánchez este sábado, pero también le ha pedido consensuar ese plan de vuelta a la normalidad que "permita salir del confinamiento y la inactividad de forma escalonada". "Este Plan debemos elaborarlo de forma compartida. Ha de constituir una puesta en común que permita tener en cuenta las necesidades y circunstancias diversas en que nos encontramos", ha recalcado. 

El Ministerio de Sanidad prepara ya junto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre otras entidades, un estudio a gran escala con test serológicos que se aplicarán a la población general para saber si ya ha superado la enfermedad y comprobar qué porcentaje de la población española es es inmune y poder así ir relajando las medidas de distanciamiento social actualmente vigentes. Los últimos datos muestran este domingo una ralentización de los incrementos de nuevos casos y de fallecidos.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, también ha pedido que el plan para la etapa posterior al confinamiento sea consensuado. Además, ha reclamado al Ejecutivo central que le devuelva las competencias en materia de salud a la administración catalana, quien según ha sostenido, "ha cargado con todo el peso en la gestión de esta emergencia" del coronavirus en la región. También ha vuelto a insistir en que la prórroga del estado de alarma debería traducirse en un "confinamiento total" manteniendo únicamente servicios esenciales.

En esta línea, la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha ofrecido que la Comunidad foral se convierta en un territorio "piloto" para el grupo de expertos que estudia cómo ha de ser el sistema para la "salida por fases del estado de alarma". "Por nuestra propia evolución sanitaria, la respuesta de nuestro sistema y la experiencia de nuestro Instituto de Salud Pública, donde ya trabajamos en ese escenario posterior, creemos que podemos hacer una aportación importante", ha recalcado. 

Las CCAA en los Pactos de La Moncloa

Respecto a la intención adelantada por Sánchez de convocar una especie de nuevos Pactos de La Moncloa de cara a la difícil coyuntura económica que dejará la pandemia, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido al líder del Ejecutivo que dé cabida en esas conversaciones a las administraciones autonómicas. En la misma línea se han expresado el presidente de AragónJavier Lambán, o el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ambos socialistas. 

Según ha argumentado García-Page, será más fácil llegar a ese tipo de pactos con las instituciones autonómicas -al margen del color político- pues son las autonomías "las que comparten responsabilidad sanitaria, administrativa y económica". "De este carro seguiremos tirando los que los gestionamos. Creo que no pueden quedar las autonomías fuera de un planteamiento de consenso", ha rematado.

Por su parte, el dirigente extremeño Guillermo Fernández Vara ha destacado la "absoluta unanimidad" con respecto a la "necesidad de alcanzar un pacto de estado que permita salir de esta dificilísima situación", aunque ha sugerido en la reunión telemática que "se debería empezar a hacerlo ya". Según ha sostenido, no hay impedimento para "llevar en paralelo la lucha contra el coronavirus con la necesaria fortaleza" que tiene que ofrecer "la unidad de acción".