El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de querer "blindar un segundo procés' con los indultos a los condenados por el 1-O y buscar un "cambio de régimen". A su entender, los indultos "trampa" son un "desacato a la legalidad" y un "desfalco a la soberanía".

Así se ha pronunciado en una sesión del Grupo Popular con sus diputados y senadores poco después de que el jefe del Ejecutivo haya confirmado en Barcelona que el Consejo de Ministros aprobará este martes los indultos a los presos independentistas encarcelados por impulsar el 1-O.

Sánchez, que ha pronunciado la conferencia 'Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España' en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, ha asegurado que el Gobierno ha decidido "afrontar el problema y buscar la concordia". A las puertas del teatro había cerca de 300 manifestantes que le han insultado y han lanzando botes de humo rojo.

El líder del PP, que ha sido interrumpido en varias ocasiones por sus parlamentarios, ha arremetido contra Sánchez por pretender dar "continuidad a su proyecto de cambio de régimen" y ha añadido que para ello "destruye las bases del sistema de convivencia" y "desarma al Estado" con varias "iniciativas letales".

"Desacato a la legalidad" y "desfalco a la soberanía"

Entre esas iniciativas ha citado los "indultos trampa" sin arrepentimiento, la reactivación de una mesa de "amnistía" o la reforma del delito de sedición. "Está entregando España a los nacionalistas", ha denunciado, para criticar este "desacato a la legalidad" y este "desfalco a la soberanía".

Casado ha recalcado que las decisiones del Poder Judicial deben "prevalecer", en alusión a las decisiones del Supremo sobre los condenados por el procés, y ha subrayado además que la soberanía nacional "reside en el pueblo español".