El diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto aseguró este miércoles, sobre las reuniones que está manteniendo el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con representantes de la sociedad civil, que es un "paripé" para "generar presión sobre Podemos".

En una entrevista en la Cadena Ser, De Quinto dijo que Sánchez "está demostrando que es incapaz de llegar a acuerdos con sus socios" y que "no sabe lo que quiere hacer", algo que tampoco saben "sus socios, ni su propio partido". A su juicio, Sánchez debería haber mantenido estas reuniones "para preparar el programa electoral", de modo que lo que hace ahora es "generar presión sobre Podemos".

Además, el dirigente de Ciudadanos rechazó que la formación de Albert Rivera este bloqueando la situación. "Nosotros somos la oposición, no es lógico que la oposición le dé un cheque en blanco", manifestó.

En este sentido, apuntó que el responsable del desbloqueo es Sánchez. "Después del 28-A Sánchez sale y dice que ha ganado las elecciones y que los españoles quieren un Gobierno de progreso. Lo aceptamos y vamos a la oposición", indicó, "pero es que a lo mejor su victoria no ha sido tan clara, porque los partidos constitucionalistas suman más del 70% de los votantes".

Coalición con el PP

Sobre las declaraciones de la portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, pidiendo a Ciudadanos que medite su rechazo a unir fuerzas, Marcos de Quinto destacó que "en algunos temas compartimos ideas con el PP y en esos temas podemos sumar fuerzas, pero no sumar candidaturas", remarcó.

Pactos con Vox

Por último, respecto a Vox, defendió que Cs no ha negociado con la formación dirigida por Santiago Abascal "en ningún momento". "Si Vox entiende que el acuerdo que hemos negociado con el PP es apoyable, pues perfecto", afirmó. En este sentido, reconoció que "le gustaría que Cs hubiera obtenido mayoría absoluta en Madrid, Murcia.., pero no teniéndola, pues que pudiéramos sumar con PP, y la tercera situación, que la prefiero menos, pues contar con el apoyo de otros partidos", concluyó.

Además, el diputado de Ciudadanos ha incidido en que él no pacta con la formación de ultraderecha y que los acuerdos en Madrid y Murcia son con el Partido Popular. "A mí me incomodaría que me estuviera apoyando un partido que es heredero de asesinos. Menudo Gobierno va a tener Chivite", declaraba. 

Para De Quinto, una izquierda moderada la representa Emiliano García-Page, que no habría pactado con fuerzas no constitucionalistas como sí lo ha hecho el PSOE en escenarios como Comunidad Valenciana, Baleares o en Navarra, en este último caso con el permiso de Bildu, para hacerse con el Gobierno de la Comunidad Foral.