María José Rama, viuda del guardia civil Juan Carlos Beiro asesinado por ETA en 2002, ha declinado saludar este martes a la presidenta de Navarra, María Chivite, y ha criticado con dureza que haya accedido al Gobierno de Navarra con la abstención de EH Bildu.

Los hechos han ocurrido en un acto de homenaje a Beiro en Leitza coincidiendo con el 17º aniversario del asesinato de Juan Carlos Beiro, acto al que han acudido la presidenta de Navarra y numerosas autoridades de la Comunidad foral, de la Guardia Civil, de la Policía Nacional, de la Policía Foral y del Ejército.

Al comienzo del acto, han comunicado a la viuda que María Chivite estaba en el acto, pero María José Rama ha preferido no saludarla. "Para mi no es bienvenida ella aquí porque no está haciendo lo que debería y se junta con quien no debería. Igual que Uxue -Barkos-, pues ella. Yo con esa gente no, para mi no son gratos, que venga, que siga viniendo, que haga lo que quiera, pero sé que no viene de corazón y su conciencia no es la mía, con lo cual, para mi sobra", ha afirmado en declaraciones a los medios de comunicación al finalizar el acto.

María José Rama ha seguido en esta línea señalando que "nadie la invitó -a Chivite-, ella ha venido porque esto no es privado, es público, ha venido porque le ha dado la gana, yo estoy en mi derecho de saludarla o de no saludarla". "No piensa como yo. No la voy a saludar", ha señalado, para añadir a continuación "cómo pretendes que la vaya a saludar cuando está gobernando con etarras".

"¿Con qué conciencia la saludo? El problema es de ella, que viene, yo no la quiero aquí para nada, nunca la tuve y nunca la necesitaré, lo siento mucho", ha afirmado. María Chivite, por su parte, ha preferido no hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Respecto al homenaje, María José Rama ha señalado que "siempre son los mismos sentimientos, dolor, tristeza, angustia, injusticia, porque si sigo viniendo es también para hacer un llamamiento a que se siga investigando, a que no se quede en el olvido, a que busquen", recordando que este asesinato está sin esclarecer.

"Es que no sabemos nada. Están sin juzgar, sin detener, sin condenar, y eso es muy triste. Son 17 años, a los 20 prescribe. La esperanza va decayendo, pero aquí estamos y aquí seguiremos, y seguiremos pidiendo justicia, para él y para todos los demás, hay 300 o más -criménes- sin resolver", ha explicado.

El homenaje se ha desarrollado en el lugar en el que fue asesinado Juan Carlos Beiro mientras retiraba una pancarta trampa que escondía una bomba. Se han depositado varias coronas de flores junto a la placa que recuerda al cabo de la Guardia Civil, una placa con la siguiente leyenda: 'Querido Juan Carlos, aquí te quitaron la vida por defender la paz y la libertad. Para tu familia, amigos de Leiza y los que te quisimos serás paloma en libertad'. En el lugar se ha colocado también una bandera de España en la que se leía 'La Guardia Civil muere pero no se rinde'.

En el acto han estado presentes, además de Chivite, el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti; la consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno foral, Ana Ollo; el director general de Paz y Convivencia del Gobierno de Navarra, Martín Zabalza; el coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra, José Santiago Martín Gómez; el jefe de la Policía Nacional en Navarra, Francisco López Canedo; el jefe de la Policía Foral, Juan Carlos Zapico; el portavoz de Navarra Suma y presidente de UPN, Javier Esparza; así como varios parlamentarios de Navarra Suma y de PSN.

En el acto ha intervenido Silvestre Zubitur, concejal de Navarra Suma en Leitza, quien ha pedido que la Guardia Civil "se quede" en Navarra. "Queremos que España sepa que Navarra ama a la Guardia Navarra, que Navarra es y se siente España y que amamos al resto de españoles nuestros compatriotas", ha asegurado.