La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha asegurado este martes que "nadie está pensando en adelantar elecciones" pero, lejos de mantener las intenciones anunciadas por el presidente del Gobierno ahora ya reconoce que "nadie va a resistir más allá de lo razonable". Estas palabras confirman la noticia adelantada por Vozpópuli de que el Gobierno sopesa una convocatoria electoral en octubre -posiblemente a la par de las andaluzas- tras la advertencia de la nueva dirección del PDeCAT de que pondrán más caros sus apoyos al Ejecutivo en el Congreso y el previsible rechazo del PP a la senda de déficit.

Dicho esto, ha apelado al presidente de la Generalitat, "el legítimo, el que vive en el Palau y no fuera de España", a continuar con la senda de diálogo iniciada con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para buscar una salida a la situación política en Cataluña.

"El presidente del Gobierno está determinado a seguir por esa senda que sabe que es su responsabilidad y su deber y el presidente de la Generalitat tiene el deber y la responsabilidad, como presidente legítimo, de recorrerla", ha dicho preguntada en un desayuno informativo del Fórum Europa que recoge Europa Press.

Es más, ha confiado en que "frente a la confrontación que algunos desean", se aporten propuestas "del lado de la solución" como hizo Sánchez en el Congreso. "Quien se empeñe en una propuesta inviable sabe que no llegará a buen término", ha zanjado.