La Fiscalía de Sevilla ha incoado diligencias de investigación tras la denuncia de la coordinadora general de Podemos Andalucía y líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, contra la presidenta de Vox Madrid, Rocío Monasterio, por protagonizar el pasado 4 de noviembre en Sevilla un acto de campaña junto al centro de menores extranjeros no acompañados en el barrio de la Macarena, según publica eldiario.es

La denuncia que ahora se investiga fue presentada en la Fiscalía el día después del acto por si los hechos pudieran constituir un delito de odio. En el texto se indicaba que las declaraciones de Monasterio constituyeron "una incitación directa a la violencia contra los menores de dicho centro" y "una clara incitación al odio".

El fiscal jefe de Sevilla, Luis Fernández Arévalo, ya habría firmado el decreto de incoación de las diligencias, de acuerdo al citado diario. "No se puede tener más cobardía que el que se enfrenta a un niño que vive solo, no puede haber más crueldad. Le decimos a Monasterio y a Vox que saquen sus manos de encima de nuestros niños y nuestras niñas. Que se metan con gente de su tamaño", lanzó Rodríguez.

Una denuncia de Podemos Andalucía

"Si esos son sus niños, que los meta en su casa", le respondió Santiago Abascal al día siguiente. La líder de Podemos en Andalucía también dirigió ese mismo martes 5 una queja al Defensor del Menor y Defensor del Pueblo de Andalucía en la que acusaba a la Junta de no haber desarrollado "ninguna actuación" para "evitar el acto y garantizar los derechos de dichos menores".

Según la denuncia, las manifestaciones de Monasterio fueron "especialmente contrarias al derecho a la libre formación de la personalidad de los menores

Además en la denuncia se indicaba que "la exposición pública del lugar en el que están alojadas estas personas menores de edad supone, per se, un perjuicio grave a su tratamiento social y pone en peligro su correcta socialización, promoviendo el rechazo del entorno en el que se sitúan".

Desde que se produjera aquel acto de Vox en Sevilla varias organizaciones han defendido a estos menores y han llevado el asunto a la Fiscalía General del Estado, por actuaciones similares en El Masnou en Cataluña o en Hortaleza en Madrid.