El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha descartado asistir "a día de hoy" a la próxima conferencia de presidentes autonómicos que se celebrará en Salamanca en julio porque prioriza mantener la "relación bilateral" de Cataluña con el Gobierno del Estado.

En declaraciones a Catalunya Ràdio un día después de reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Aragonès ha asegurado que este tipo de foros "muchas veces son una escenificación, una foto" y no un lugar en el que se "trabaja", por lo que asistir no será "lo más útil para avanzar".

El antecesor de Aragonès en el cargo, Quim Torra, ya se ausentó en julio del año pasado de la conferencia de presidentes celebrada entonces en La Rioja.

"A día de hoy mi previsión es mantener exclusivamente la interlocución con el Gobierno a través de la relación bilateral y no en el ámbito de la conferencia de presidentes", ha señalado Aragonès.

El presidente catalán ha insistido en que la prioridad del Govern es mantener la "relación bilateral" entre ambos gobiernos porque "es donde es útil".

Sin Junqueras en la mesa

Aragonès ha afirmado además que la delegación catalana de la mesa de diálogo estará formada por miembros del Govern y diputados del Parlament, de manera que no prevé que el líder de ERC, Oriol Junqueras, participe en este espacio, aunque asegura que deberá tener "un papel muy relevante".

Ha explicado que la delegación se decidirá en las próximas semanas en el Govern, junto a los dos partidos que forman parte del Ejecutivo --ERC y Junts--, pero que la intención es mantener el modelo que en febrero de 2020, cuando los miembros eran del Govern o diputados del Parlament.

"Tenemos la experiencia anterior de una delegación fundamentalmente institucional con miembros del Govern y diputados. En principio se mantendrá así", ha subrayado.

Aragonès ha sostenido que, aunque no estén en la mesa de diálogo, los principales líderes independentistas, como Oriol Junqueras, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, así como el resto de indultados, "son absolutamente relevantes y participarán de una manera u otra en este proceso de negociación".

Acuerdo para la amnistía

El presidente de la Generalitat impulsará entre los meses de julio y agosto el Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación con el que pretende agrupar a partidos, entidades e instituciones favorables a estas dos demandas para llegar a la reunión de la mesa de diálogo en septiembre con el máximo consenso de la sociedad catalana.

Ha explicado que centrará su actividad de las próximas semanas en convocar este órgano para que esté "consolidado" cuando se retome la mesa de diálogo en septiembre y comenzará conformando un grupo impulsor con ERC, Junts y la CUP, los tres grupos parlamentarios que ya han manifestado su voluntad de participar.

Considera que el Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación es imprescindible para que lo que se vaya a defender ante el Gobierno "no sea solo una propuesta del Govern de Cataluña, sino una propuesta de país", ya que cree que la amnistía y el referéndum son dos cuestiones asumidas por una mayoría amplia de la sociedad catalana.

Para perfilar este órgano, que se contempla en los acuerdos de investidura que ERC pactó con Junts y la CUP, comenzará con estos partidos y "a partir de aquí intentando sumar personalidades y entidades", y ha dejado claro que está abierto a todas las fuerzas políticas e instituciones que quieran formar parte, por lo tanto, quiere incluir tanto a partidos como a sociedad civil.