El ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha reconocido este domingo que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, pisó el suelo de Barajas para cambiar de avión. 

"La Policía determinó dónde podían hacer la escala. Yo no intervine ahí para nada. Lo hizo todo la Policía. Según la legislación, no se toca suelo español en una escala. Eso se hace cuando se pasa el control de frontera", ha señalado en la noche de este domingo una entrevista en el programa El Objetivo, de La Sexta.

Hasta ahora, el Gobierno se había negado a explicar de qué hablaron el titular de Transportes y la vicepresidenta de Venezuela en su encuentro secreto mantenido en el aeropuerto madrileño de Barajas.

La exclusiva de Vozpópuli ha tomado una dimensión internacional, ya que Delcy Rodríguez es una de las integrantes más importantes del régimen de Nicolás Maduro y está sancionada por la Unión Europea. Este hecho le impide pisar territorio comunitario.

Toda la oposición salió en tromba tras conocer la noticia del encuentro y ha pedido explicaciones a Ábalos e incluso plantean la posibilidad de abrir una comisión de investigación en el Congreso. El ministro negó la reunión durante varios días, pero se vio obligado a admitirla tras la información publicada por este diario.

Tras eso, Ábalos aseguró haberse visto "forzado por las circunstancias" a saludar a Rodríguez, explicando que se tuvo conocimiento de su presencia en Barajas poco antes del aterrizaje del jet privado. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, pasó de puntillas por la polémica a preguntas de la prensa en Marruecos.

Ante la gravedad de la situación, Ábalos llegó a responder de manera desafiante a un periodista tras un acto de partido. Por su parte, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, evitó las preguntas de los informadores durante su recorrido por la Feria Internacional del Turismo (Fitur), celebrada esta semana en Madrid. 

Según publicó el diario El País, a través de fuentes policiales, Ábalos había subido a la aeronave para convencer a Rodríguez de que no podía descender del avión, ante las sanciones europeas vigentes. Ante los repetidos cambios de versión, las especulaciones sobre el contenido del encuentro se han multiplicado. Hasta el punto de que en Podemos temen que el ministro socialista haya querido "contrastar informaciones" sobre las relaciones del partido morado con Venezuela y otros países latinoamericanos.