La Policía emitió hace ahora un mes una serie de recomendaciones de protección contra el coronavirus para los agentes destinados en puestos fronterizos. Tenían que ver sobre todo con el uso de guantes y mascarillas. Desde la Confederación Española de la Policía (CEP) pidieron después al Ministerio del Interior un protocolo de actuación y medidas más claras para enfrentarse a este problema. Desde el Ministerio informan a Vozpópuli que no hay instrucción global, pero sostienen que por separado los Cuerpos han dado publicidad a medidas de protección en los centros de trabajo.

En un escrito del pasado 3 de febrero firmado por su secretario general, Víctor M. Vigil, la CEP pide a la Policía que se dirija a la Secretaría de Estado de Seguridad para que elabore una instrucción conjunta que sirva también para la Guardia Civil “en la que se establezcan las medidas técnicas y sanitarias que los funcionarios de ambos cuerpos deben adoptar en estos casos”.

Solicitan que en esa instrucción se diseñe “un protocolo de actuación” que establezca “con claridad los medios proflácticos con los que se debe contar en cualquier caso, disponiendo en caso de de carencia de aquellos, su compra y distribución inmediata con cargo al presupuesto de ambos cuerpos. 

Infecciones en Canarias y Cataluña

Este martes la Generalitat ha comunicado el primer caso de coronavirus en Cataluña. Se trata de una mujer de Barcelona que había viajado recientemente a Italia. Durante todo el día las autoridades sanitarias de Canarias también han mantenido aislado en un hospital al turista italiano, natural de Lombardía (norte), que dio positivo por coronavirus. La Policía ha ordenado, tras comunicarlo al Juzgado de Instrucción número 4 de Arona (Santa Cruz de Tenerife), el cierre del Hotel Costa Adeje Palace donde se hospedó este turista.   

Documento con recomendaciones de la Policía

La Policía, a través de la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales, recomendó el 24 de enero una serie de medidas “ante el brote de neumonía provocado por la mutación de un coronavirus detectado en Wuhan (China) y su eventual expansión a otras zonas”. Iba dirigido especialmente a los agentes destinados en puestos fronterizos y expuestos a la llegada de personas procedentes de lugares donde se hayan detectado numerosos casos como ahora Italia.

Según la nota informativa  a la que ha tenido acceso Vozpópuli, se instaba a los policías a usar “guantes de nitrilo de un solo uso en cacheos o inspección de equipajes y documentación”. También a utilizar “mascarillas FPP 2 en el control de documentación a todos los pasajeros procedentes de cualquier ciudad de China independientemente de su nacionalidad”. 

Además introducía una serie indicaciones como “lavarse las manos antes y después de usar la mascarilla (desecharla en un contenedor adecuado y cerrado)” o  “ajustar la mascarilla correctamente, cubriendo nariz y boca para conseguir una protección adecuada”. “En caso de llevar gafas, hay que quitárselas, primero colocar y ajustar la mascarilla”, que se recomienda cambiar después de usarla.  Otra medida era la de lavarse las manos con frecuencia y siempre antes de abandonar el lugar de trabajo. “Ante cualquier persona con tos intensa, estornudos, etc”, se pedía “solicitar la atención de sanidad exterior”.

Aviso naranja de Interpol

Recomendación de Interpol

Estos consejos van en consonancia con otros recogidos en una notificación naranja emitida por Interpol el mismo día 24 de enero en el que la organización describía los hechos como un “peligro inminente”. Todavía no se habían producido los contagios en Italia pero Interpol ya veía con “preocupación”, por ejemplo “el contagio de profesionales sanitarios que trabajaban en estrecho contacto con pacientes afectados”.

Sobre el modo en el que deben intervenir los policías, Interpol recomendaba “llevar los equipos de protección personal adecuados, según lo que aconsejen las autoridades sanitarias”. “Ello incluye protegerse la nariz, la boca y las manos, mediante el uso de mascarillas y guantes desechables, y evitar un contacto estrecho con personas que presenten síntomas respiratorios”, decía en la comunicación a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

A la hora de tomar medidas, planteaba que las policías podrán informar a la autoridades sanitarias de posibles síntomas, acordonar lugares, aplicar medidas de control de fronteras, ayudar a identificar y localizar a las personas de las que se sospecha o se ha confirmado que estuvieron en contacto con personas infectadas o mantener el orden público en caso de disturbios provocados por la propagación del brote infeccioso. Interpol además ha difundido un vídeo en el que da una serie de instrucciones a los agentes sobre cómo actuar (Desde el minuto 9).