Su declaración ante el juez

El policía que filtraba datos reservados al clan Villarejo: "No conocía la normativa"

Un subinspector con 17 años de experiencia en la Comisaría General de Información admite que consultó los ficheros confidenciales porque se lo pidió su exjefe, ya retirado de la Policía

Más de dos décadas en la Policía, 17 años destinado en la Comisaría General de Información y no sabía que estaba prohibido difundir datos reservados de ficheros policiales a personas ajenas a una investigación. Al menos ese es el argumento que apenas acertó a esbozar, entre monosílabos, un subinspector investigado en el caso Villarejo por filtrar documentación confidencial a la trama del polémico excomisario.

La Fiscalía acusa a Villarejo de encabezar “un clan policial mafioso” que “infectó” a la Policía. La investigación abarca delitos que van desde el cohecho hasta la organización criminal. El mando, ya jubilado, compaginó durante años su labor como funcionario público con actividades de detective privado por las que cobraba grandes cantidades de dinero valiéndose de sus contactos dentro del Cuerpo.

Uno de esos contactos era este subinspector, quien el pasado 5 de septiembre acudió a declarar como investigado a la Audiencia Nacional ante el juez Diego de Egea. Según el audio de su comparecencia, al que ha tenido acceso Vozpópuli, tuvo que hacer frente a las preguntas del magistrado y a un contundente interrogatorio por parte del fiscal Ignacio Stampa al que reconoció haber proporcionado datos privados a la trama a través de su exjefe Antonio Bonilla, ya retirado.  

“¿Conoce usted la normativa que regula la obtención de ese tipo de datos reservados? Está usted en la Comisaría General de Información, ¿no la conoce?”, le preguntó el fiscal. Las respuestas del investigado fueron lacónicas. Dijo que no conocía esa normativa o “no toda”, aunque añadió que ahora ya sí que se la sabe. Reconoció que era consciente de que esa información no se le puede facilitar a un policía jubilado, pero que lo hizo porque era su exjefe y compañero.

Fueron varias consultas relacionadas con “cuestiones personales y herencias” ante peticiones puntuales, dijo. En su descargo alegó no conocer a Villarejo o que su exjefe desempeñase trabajos de detective privado para él. También afirmó haber actuado sin dar cuenta a sus superiores. Según datos de la investigación de Asuntos Internos a los que ha tenido acceso este periódico, accedió entre enero y mayo de 2017 al fichero Sidenpol y la aplicación Argos en busca de atestados o datos sobre vehículos.

El segundo policía lo niega

En concreto, este subinspector presta servicios en la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), una estructura dirigida durante años por el comisario Enrique García Castaño, alias ‘El Gordo’ hasta que fue cesado el año pasado por el exministro Juan Ignacio Zoido. Es uno de los principales investigados en el caso por sus vínculos con Villarejo. García Castaño y Bonilla fueron detenidos el mismo día el pasado mes de julio.

Muy distinta fue la comparecencia por videoconferencia este martes de un segundo policía investigado por los mismos hechos. Según fuentes de la investigación, negó haber accedido siquiera a las bases policiales y retó a los investigadores a que lo demostrasen. Se trata de un agente destinado en labores de Seguridad Ciudadana en la Costa del Sol. Dio a entender que alguien podría haber accedido a los datos reservados usando su clave personal. Estos dos agentes prestaron declaración en el marco de una pieza separada llamada Pintor en la que se investiga una presunta extorsión a un exjuez de Marbella.   



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba