Hay partido. La decisión del presidente del Consejo del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, de no incluir los nuevos nombramientos de jueces en el orden del día de su próximo pleno del jueves puede no ser definitiva. Lo que era un gesto para facilitar el acuerdo para renovar el órgano entre el Gobierno y el PP, se va ahora amenazado con la iniciativa impulsada por un grupo de vocales partidarios de mantener los nombramientos tal y como estaba previsto.

Fuentes jurídicas consultadas por Vozpópuli afirman que hay un grupo de al menos ocho vocales -de los 21 que tiene el CGPJ- que está de acuerdo con obligar a Lesmes que al menos se incluya en el orden del día los nombramientos y esperar acontecimientos en lo que resta de semana hasta el jueves. Son un grupo de ocho de vocales en los que hay cinco que fueron propuestos por el PP, dos por el PSOE y uno por el PNV.

Se trata de Enrique Lucas (PNV), Vicente Guilarte (PP), Gerardo Martínez (PP), Victoria Cinto (PSOE), Roser Bach (PSOE), Ángeles Carmona (PP), José Antonio Ballestero (PP) y José María Macías (PP). El reglamento interno del máximo órgano de gobierno de los jueces obliga al presidente a convocar un pleno con la propuesta que presenten al menos cinco vocales en un plazo de tres días después de la petición.

Las fuentes consultadas no creen que se hagan dos plenos teniendo en cuenta que el jueves ya está previsto uno en el que Lesmes sí ha incluido nombramientos de jueces militares pero que no precisan de votación ya que son plazas de candidato único. También la discusión sobre la ley de violencia sexual que recoge en mismo delito el abuso y la agresión sexual, impulsada tras la primera sentencia de la La Manada en los Sanfermines.

Foco de polémica

Los nombramientos están desde hace meses en el centro de la polémica porque el Gobierno se opone a que un Consejo de mayoría conservadora siga decidiendo puestos clave en la carrera tras más de dos años en funciones. Por ello impulsó a través del PSOE y Unidas Podemos una iniciativa en el Congreso destinada a limitar esa competencia que le asiste al CGPJ. El Poder Judicial, en cambio, ha seguido adelante con los nombramientos hasta ahora. 

Las informaciones que apuntan a un pacto inminente entre el PP y Gobierno han llevado a Lesmes a tomar esta decisión. Fuentes del Consejo recuerdan además que, hasta ahora, la mayor parte de nombramientos durante el periodo en funciones se han hecho con un respaldo amplio de los vocales del Consejo. Ahora esta situación no se da y habrá dificultades para llegar a los 13 votos necesarios para nombrar un juez.

Encima de la mesa está la designación de plazas importantes:  la asignación de tres plazas de jueces en el Tribunal Supremo (dos en la Sala Social y otra en la Sala Civil). También las presidencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y el País Vasco, y de las de las Audiencias Provinciales de Almería y Salamanca.