El anuncio del cierre del programa Las Cosas Claras, del periodista Jesús Cintora, ha alimentado el malestar del entorno de Pablo Iglesias porque creen que detrás de la decisión se encuentra Moncloa. El programa de Cintora, periodista afín al líder de Unidas Podemos desde las primeras tertulias de Cuatro que le impulsaron como presentador, representaba una apuesta de los morados para frenar el dominio informativo de La Sexta, a las órdenes de Antonio García Ferraras.

Según pudo saber este diario de fuentes gubernamentales, La Moncloa recibió quejas feroces por parte de dirigentes de La Sexta contra la apuesta de RTVE, puesto que consideraban que el programa de Cintora en La1 tenía un enfoque parecido y la misma línea editorial que Al Rojo vivo. El enfado aumentó cuando el equipo de Cintora empezó a contactar a algunos colaboradores del programa de Ferreras para intentar ficharles.

Podemos mantiene una relación agridulce con el programa de Ferreras. Aunque sus dirigentes acuden habitualmente a él, y en el entorno conservador sostienen que la programación de La Sexta sirve de palanca para los morados, en la cúpula de Podemos creen que esos programas responden a los intereses del PSOE. Es por ello que aspiraban a que Las Cosas Claras les garantizara un mayor margen de maniobra para lanzar su propuesta política.

Decisión tras la salida de Iglesias

Finalmente, el pasado jueves, el nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, adelantó que la cadena pública no renovará el contrato a Cintora. Dijo que "el periodismo que tiene que hacer TVE es de carácter público y tiene que informar con profundidad. Todo lo que sea banalización y show no debería estar en ninguna parte, y menos en los informativos".

Pérez Tornero criticó la emisión del "info-show", que es como definió Cintora a su espacio, que, además, cuesta unos 60.000 euros diarios a la corporación pública. El programa lo realizan TVE y Lacoproductora, de José Miguel Contreras. "La ley dice que la información es responsabilidad interna de RTVE. Les aseguro mi compromiso con esa responsabilidad interna. Seguiremos el informe de la CNMC sobre esa idea", agregó el presidente de RTVE. La decisión definitiva podría tomarse en el Consejo de Administración que celebrará la corporación el próximo 16 de mayo.

En opinión de las fuentes de Podemos, ese giro no se debe a cuestiones de calidad informativa ni a la queja de algunos periodistas de cabecera de la emisora. Sino que responde directamente a la voluntad de la Moncloa para evitar una "guerra fría con La Sexta". Y, además, coinciden en que la orden se ha dado porque Iglesias ya ha dejado la vicepresidencia del Gobierno.

Dos entrevistas en un mes

Estas fuentes revelan que, mientras Iglesias seguía en el Ejecutivo, tanto la Moncloa como el propio Pedro Sánchez recibieron feroces críticas por haber dado su visto bueno al programa de Cintora. Exigieron una rectificación para no poner en peligro una franja determinante de la cadena privada. La sensación que se percibe en Podemos es que la salida del Gobierno de Iglesias ha facilitado la decisión por parte del nuevo presidente de RTVE.

Hace un mes, el líder de Podemos acudió al plató de Cintora poco después de anunciar por Internet su decisión de dejar el Ejecutivo de Sánchez para disputar la presidencia de la Comunidad de Madrid a Isabel Díaz Ayuso. En aquella entrevista, Iglesias todavía ejercía de vicepresidente del Gobierno. Dos semanas después, el programa volvió a contar con el líder morado.

En esta segunda entrevista, Cintora lanzó algunos comentarios duros con respecto a la decisión de Iglesias de salir del Gobierno, y sobre el resultado del 4-M. Iglesias contestó con una sonrisa: “Lo que no se explica, Jesús, es que si es así haya tanta agresividad por parte de algunos poderes mediáticos y por parte de la derecha y ultraderecha”.